Archivo de Público
Sábado, 17 de Noviembre de 2007

La nueva cruzada de los templarios

Envuelto en la bruma del mito, el Temple busca ahora la beatificación de los ‘caballeros’ asesinados en el siglo XIV

Alicia Gutiérrez / Sevilla ·17/11/2007 - 13:29h

Envueltos en la bruma del mito y tras la cordillera de best-sellers de ficción religiosa coronada por El Código da Vinci, los templarios cabalgan de nuevo. O lo intentan. Ahora, a lomos de Internet y con el Vaticano, no Jerusalén, como destino de su cruzada. Los herederos de aquellos "monjes con licencia para matar", por usar la expresión literal del prior general de la Orden del Temple en España, Miguel de Lorenzo y de la Fuente, conde del Castillo de Alba y Aliste, pretenden que el Papa haga acto de contrición por la masacre de templarios avalada en Francia el 13 de octubre de 1307 por su antecesor Clemente V. Y por la posterior disolución de la orden militar so pretexto de herejía.

Y aspiran a que, como reparación de la culpa, Benedicto XVI beatifique a los "caballeros templarios" quemados vivos en las hogueras de Francia y a aquellos otros -"unos 500"- degollados en 1308 en San Juan de Acre (cerca de Jerusalén) por el infiel mahometano. En total, y según De Lorenzo, unos mil "mártires" a quienes, proclama con rencor histórico, se propuso "cargarse" el rey francés Felipe IV el Hermoso -ninguna relación con el de Juana la Loca- para evitarse el trámite de pagar la monumental deuda contraída con la orden. "Y Clemente V accedió porque le debía el Papado al rey", aclara.

El Temple existe. Lo asegura De Lorenzo, un "asesor financiero de empresas alemanas", de 68 años, casado, que vive en un piso del centro de Málaga y mantiene una web donde cualquiera puede averiguar cómo pedir el ingreso en la orden o encontrar el apartado de correos al que dirigirse para adquirir medallas de la Soberana Orden de los Templarios. Honor, explica la página, al que se une "el valor material de estas joyas únicas en el mundo, diseñadas con la máxima fidelidad a la historia del Temple".

Entre los 600 miembros con que, según su prior general, cuenta el Temple en España (7.000 en todo el mundo), hay "militantes del PSOE y el PP". ¿Y de IU? "¿Por qué no?", se pregunta el prior templario, quien parece decidido a dar la cruzada hasta el final con los medios del siglo XXI: "La beatificación, desde luego, la dejaremos en manos de profesionales".

Resurrección en el Vaticano

El porqué de la resurrección pública de los templarios se llama Bárbara Frale. O "nuestra periodista" en Roma, como la define De Lorenzo, pletórico de elogios hacia la investigadora que, tras cuatro años de negociaciones, "ha logrado" que la Iglesia lance una exigua edición de 799 ejemplares a 5.900 euros cada uno del llamado Folio de Chinon, un documento custodiado en los Archivos Secretos del Vaticano y que se daba por perdido desde el siglo XVI. Y ese pergamino prueba que, cuatro años antes de disolver la orden en 1312, Clemente V había dictado una sentencia secreta por la que absolvía a los templarios de herejía, sodomía y la subsiguiente ristra de pecados capitales.

El Temple había sido creado en 1118 por Hugo de Payens tras el Papado de Urbano II, que dejó un legado voluntario y otro involuntario: la primera Cruzada a Tierra Santa, declarada en 1095, y el magistral lienzo con que siglos más tarde lo inmortalizó Zurbarán.

Cuando el pintor sevillano imaginó en 1630 a Urbano II en toda su pompa y majestad, los templarios llevaban tres siglos sumergidos en la "semiclandestinidad" por Escocia, España y Portugal, donde no los mataron pero "se lo quitaron todo", se lamenta De Lorenzo. Por ejemplo, ejemplifica él mismo, el castillo zamorano del que toma su título nobiliario y cuya posesión reclama ahora para la orden.

Faltaban tres siglos para que el romanticismo desempolvara la leyenda a los caballeros de espadón, yelmo, capa blanca y cruz roja. Y una y media más para que las teorías templarias sobre María Magdalena -"una princesa de la tribu de Benjamín que financió los viajes de Jesucristo", opina De Lorenzo- y el Santo Grial se fusionaran en un cóctel a la medida de los grandes éxitos editoriales.

¿Coincide el Temple con la versión de Dan Brown, autor del Código Da Vinci, en relación a María Magdalena y el Santo Grial supuestamente custodiado por el Temple? Su prior en España se esfuerza por mantener las distancias, pero lo cierto es que a quien haya leído la novela le resultarán familiares sus explicaciones sobre el significado genuino del Santo Grial, la copa supuestamente utilizada por Cristo en la Última Cena: "El Santo Grial significa sangre real. Si la sangre era de la Magdalena y se dice que ella había tenido relaciones con Jesucristo..., eso no está claro, pero si los dos llevaban sangre real y él le confiaba sus secretos, se estima que había una unión espiritual".

Como Ruiz Mateos

Esa hipótesis difiere de la versión de la Iglesia Católica. A De Lorenzo, prior en España desde 2005 por "elección democrática", le da igual: "Los templarios se reconocen no como católicos sino cristianos. La Iglesia está en una esquina y nosotros en otra", espeta como antesala de su pronóstico: "El Vaticano seguirá en sus trece". O sea, que se resistirá a beatificar a los "mártires" templarios. O, por lo menos -concede De Lorenzo- a beatificar al Gran Maestre del Temple Jacques de Molay, "sacrificado en la hoguera" el 18 de marzo de 1314.

¿Se plantean los templarios pedir a la Iglesia Católica la devolución de los bienes incautados hace siete siglos? "Si no ha podido Ruiz Mateos recuperar lo que le quitaron en otra larga noche con alevosía, ¿cómo vamos nosotros a recuperar castillos que habrán pasado por cuatrocientas manos?", se pregunta con absoluta seriedad y lógica mediática el caballero de la orden en España. ¿Y a cuánto ascendió el expolio en moneda corriente de hoy? "A miles de millones de euros", responde De Lorenzo. "Clemente V -remata- nos hizo mucho daño".

Senador con espadazo

Si para la mayoría de los españoles Clemente V es, en todo caso, un nombre perdido en la nebulosa de la nomenclatura católica, sobra decir que cualquier mención a la existencia actual del Temple sorprende a quien la oye, salvo eruditos, visionarios o locutores de lo sobrenatural. Pero la orden se proclama viva y, al parecer, más que las meigas de la Galicia templaria donde, como repasa un orgulloso De Lorenzo y confirma la hemeroteca, el entonces obispo de Tuy, José Diéguez, participó hace tres años en la "investidura" de nuevos caballeros.

¿Están conectados los templarios con la masonería? "No. Ni pertenecemos tampoco al Opus ni criticamos a la francmasonería, que es otra cosa". El Temple, dice, se plantea"una misión civilizadora" y "social". ¿Cuál? "Tenemos un hospital en Jerusalén".

Cada miembro o frey, sigue De Lorenzo "tiene sus relaciones". Frey, prima de fraile, es la palabra que designa a los "caballeros y damas, que no tienen por qué ser nobles de nacimiento", precisa De Lorenzo. El rito de investidura, el medieval: velada nocturna de armas y espadazo en el hombro. Y tienen relaciones: maritales, societarias y cualesquiera de carácter "honorable". Por ejemplo, enuncia con misterio el prior general, "hay un senador que es templario". "Y el preceptor de la orden, canario, es diputado al Parlamento Mundial de la Seguridad y la Paz de la ONU". ¿Sus nombres? "No tengo su autorización para revelarlos", contesta.