Archivo de Público
Martes, 2 de Diciembre de 2008

Islamabad quiere ver "pruebas creíbles"

El presidente recuerda que Bhutto, su esposa, fue asesinada

ANTONIO PAMPLIEGA ·02/12/2008 - 08:00h

El Gobierno de Pakistán no ha tardado en responder a las acusaciones vertidas por el primer ministro indio, Manmohan Singh, en relación a los atentados de Bombay

"Las denuncias que se han vertido por parte de la India acusando indirectamente, y sin ningún tipo de prueba, a Pakistán de estar detrás de los atentados de Bombay son deplorables", afirmó el presidente pakistaní, Asif Ali Zardari, quien no dudó en recordar que fue un atentado terrorista el que segó la vida de su esposa, Benazir Bhutto.

Zardari considera «deplorables» las acusaciones hechas por India

El primer ministro indio dijo poco después de los atentados que hablaría con su vecino "del uso que los terroristas hacen de su territorio para lanzar este tipo de ataques".

"Si hay pruebas de que los responsables de los atentados tienen base en Pakistán, tomaremos las acciones necesarias", afirmó ayer el portavoz del Gobierno pakistaní, Zahid Bashir.

India no ha acusado directamente al Gobierno de Pakistán, un Ejecutivo civil que lleva poco más de medio año en el poder de estar involucrado en la ola de ataques de Bombay, pero sí ha mostrado una creciente frustración sobre lo que considera incapacidad de Pakistán de imponerse, controlar y contener a los grupos que tienen por objetivo atentar contra India.

El bloque islámico acusa a los grupos extremistas hindúes de los atentados

"Animales salvajes"

El Gobierno ha tratado de mostrarse conciliador y cooperar con India. El primer ministro paquistaní, Syed Yousuf Raza Gilani, subrayó la necesidad de "luchar juntos contra el terrorismo" y el ministro de Exteriores, Shah Mehmood Qureshi, calificó a los autores de la masacre de Bombay de "animales salvajes".

Qureshi ha insistido en su propuesta de crear "un mecanismo donde ambos países intercambien información confidencial", y el director de los Servicios de Inteligencia de Pakistán (ISI), el teniente general Ahmed Pasha Shuja, recibió la orden de desplazarse a Nueva Delhi para compartir información con los servicios secretos indios.

Algunas comunidades religiosas de Pakistán han acusado a los extremistas hindúes de ser los principales sospechosos de los ataques de Bombay, alegando que estos grupos han estado detrás de otros atentados que han sacudido la India.

Por su parte, el secretario general del partido político Jamaat-e-Islami (bloque islámico), Seyed Munawar Hasan, ha ido más lejos en sus acusaciones y ha señalado directamente al Ejército indio. "Las explosiones de Mumbay son obra de un grupo extremista indio bajo el patrocino del Ejército indio. Los grupos extremistas hindúes han estado involucrados en actos terroristas similares en el pasado y con el beneplácito de un coronel del Ejército indio que ha sido detenido por suministrar a estos grupos explosivos para la fabricación de bombas", sentenció.