Archivo de Público
Martes, 2 de Diciembre de 2008

La sombra de Guantánamo sobrevuela de nuevo a Aznar

Fiscal y acusaciones piden nuevos documentos sobre los vuelos

Ó. L. F./Á.V. ·02/12/2008 - 08:00h

AFP - Foto de archivo de un avión militar de EE.UU. despegando de la base aérea de las Azores rumbo a Guantánamo.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional y las acusaciones personadas en la causa abierta en la Audiencia Nacional para investigar el paso por España de vuelos estadounidenses que transportaban presos talibanes a Guantánamo solicitarán al juez Ismael Moreno que reclame al Ministerio de Exteriores el informe 3329/02 y toda la documentación relacionada. El texto demuestra que el Gobierno de José María Aznar conocía qué se transportaba realmente en esos aviones.

El documento, adelantado el domingo por El País, fue redactado en enero de 2002 por el entonces director general de Política Exterior para América del Norte del Ministerio de Asuntos Exteriores, Miguel Aguirre de Cárcer, y estaba dirigido al ministro de Exteriores, Josep Piqué, y su secretario de Estado, Miquel Nadal. "Los EE.UU. van a iniciar vuelos para trasladar prisioneros talibanes y de Al Qaeda desde Afganistán hasta la base de Guantánamo", informaba Aguirre de Cárcer, y "el Gobierno de EE.UU. quisiera disponer de autorización del Gobierno español para utilizar algún aeropuerto de nuestro país".

La Fiscalía que dirige Javier Zaragoza que fue contraria en principio a investigar los hechos en la Audiencia Nacional formalizará mañana su solicitud ante el juez, mientras que las acusaciones personadas, Asociación Libre de Abogados, Asociación pro Derechos Humanos de España e Izquierda Unida, lo harán hoy.

Mientras que para la Fiscalía es fundamental estudiar el documento calificado de "muy secreto" para decidir si solicita la declaración de Aguirre de Cárcer y de Miquel Nadal, las acusaciones pedirán ya hoy la de ambos, así como las del vicealmirante Manuel Calvo y el asesor en Asuntos Internacionales de Aznar, Ramón Gil-Casares.

También solicitarán al juez que requiera al Comité Permanente Hispano-Norteamericano los documentos que intercambió con Exteriores en relación con las escalas de los vuelos que se dirigían a la base estadounidense.

El PP, indignado

La revelación provocó la indignación en el PP, no por el contenido de la información, que no negaron, sino por que se hubiera hecho pública. Su número dos, María Dolores de Cospedal, acusó al Gobierno de filtrar asuntos de "seguridad nacional" y pidió por ello la comparecencia de Moratinos en el Congreso.

José Luis Rodríguez Zapatero aseguró desconocer la existencia de los documentos, y el ex ministro socialista, José Bono, insistió que su antecesor, Federico Trillo, no le informó de nada. Mientras, el titular de Exteriores anunció una investigación interna. Gaspar Llamazares volvió a pedir una comisión de investigación parlamentaria, reclamada por IU desde que estalló el escándalo.