Archivo de Público
Sábado, 17 de Noviembre de 2007

Pound cierra la Conferencia Antidopaje orgulloso por lo logrado y preocupado por el futuro

EFE ·17/11/2007 - 13:37h

EFE - El presidente de la Agencia Mundial Antidopaje, Richard W. Pound, atiende a los periodistas en un receso de la III Conferencia Mundial Antidopaje que se celebra en Madrid.

Richard Pound, presidente de la AMA, clausuró hoy la III Conferencia Mundial Antidopaje de Madrid con un mensaje de orgullo por los avances de los últimos años -"somos una organización única", presumió-, pero con un aviso sobre lo mucho que queda por hacer

"La lucha contra el dopaje no se acabará nunca. Siempre habrá personas dispuestas a incumplir las reglas. Se requiere una atención constante", avisó.

"Los retos son inmensos, hay que decirlo sin ambages, pero colaborando encontraremos la mejor fórmula", añadió.

Pound, que dejará la presidencia de la AMA el 31 de diciembre, subrayó que el dopaje es una amenaza para la salud pública y pidió a los dirigentes deportivos que no se olviden de las drogas sociales, porque también pueden cumplir un papel en su erradicación.

El nuevo Código Antiodopaje aprobado hoy es, dijo, "más abierto y se beneficia de las experiencias del pasado".

"La flexibilidad nos permite ser firmes pero equitativos", destacó.

También subrayó la vertiente educativa del Código: "En efecto, necesitamos sanciones, pero la clave está en un cambio de actitud de todos: de los deportistas, de los padres, del público", apuntó.

En su discurso de despedida, Pound dijo que los avances de los últimos años han sido, con todo, espectaculares.

"Podemos estar orgullosos del trabajo que hemos hecho. Somos una organización única y modélica, en la que participan los estados a través de sus gobiernos y una serie de personas privadas que representamos al movimiento olímpico. Y estamos todos en pie de igualdad. Gracias a esta estructura podemos actuar rápida y ágilmente ante cualquier nueva circunstancia", apuntó.

Según Pound, "el Código por primera vez establece unas mismas reglas para todos los países y para todos los deportes, algo impensable hace ocho años".