Archivo de Público
Lunes, 1 de Diciembre de 2008

Portugal recela de la refinería Balboa

El Gobierno portugués alerta de los posibles daños medioambientales del mayor proyecto industrial de Extremadura

MANUEL ANSEDE ·01/12/2008 - 22:06h

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, y, a su derecha, el empresario Alfonso Gallardo. GRUPOAG

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, planteó el pasado miércoles al primer ministro de Portugal, José Sócrates, una reunión bilateral para "resolver las dudas" portuguesas sobre la construcción de una refinería de petróleo en Los Santos de Maimona (Badajoz). A juzgar por los interrogantes planteados por el país vecino, el encuentro puede ser interminable. Según la documentación enviada a Madrid por la Agencia Portuguesa de Medio Ambiente, a la que ha tenido acceso Público, la información presentada a Portugal es "escasa" y apenas tiene en cuenta los posibles impactos medioambientales en el país vecino.

La refinería, el mayor proyecto industrial de la historia de Extremadura, produciría más de cinco millones de toneladas anuales de productos petrolíferos si recibe el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Para ello, sería necesaria la construcción de un oleoducto de 200 kilómetros para el suministro de crudo desde el Puerto de Huelva hasta la comarca extremeña de Tierra de Barros, a través de varios espacios naturales protegidos del norte de Andalucía, como los Parques Naturales de Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en Huelva.

Deterioro del Guadiana

Una de las preocupaciones del Gobierno portugués es la deshidratación del río Guadiana, ya que la refinería se beberá cuatro hectómetros cúbicos anuales de esta cuenca hidrográfica. El Instituto del Agua luso recuerda que "el tramo internacional del Guadiana fue clasificado, tanto por Portugal como por España, en riesgo de no alcanzar el buen estado ecológico en 2010". Según el organismo luso, hay que aplicar la Directiva Marco del Agua, aprobada por el Parlamento Europeo, que establece que "todos los estados miembros aplicarán las medidas necesarias para evitar el deterioro del estado de las masas de agua de superficie".

La documentación enviada por el Gobierno portugués también incluye alegaciones de la Administración de la Región Hidrográfica del Alentejo. Para este organismo, la cercanía del proyecto a la frontera portuguesa -la distancia entre la refinería y la entrada del río Guadiana en Portugal sería de 70 kilómetros- hace necesaria una "evaluación pormenorizada de los impactos potenciales de los efluentes líquidos generados por la refinería", principalmente en los recursos hídricos superficiales de la cuenca del Guadiana y, en particular, en el embalse de Alqueva, la mayor presa de Europa. La Administración advierte de que esta masa de agua abastece a "unos 200.000 habitantes en la región del Alentejo".

La Agencia Portuguesa de Ambiente, por su parte, critica que la información suministrada por el grupo del empresario Alfonso Gallardo, promotor del proyecto, sobre la gestión de los residuos de la refinería es "escasa" y exige que se estudie el impacto de sus emisiones en la calidad del aire. En un comunicado remitido al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino español, la agencia pide que se lleven a cabo simulaciones en diferentes situaciones meteorológicas sobre el comportamiento de varios contaminantes, como los óxidos de azufre, el monóxido de carbono y los óxidos de nitrógeno.

Las mayores reservas las ha expresado Turismo de Portugal. Un accidente en la refinería Balboa podría afectar al embalse de Alqueva, uno de los nuevos polos de atracción turística en el plan estratégico nacional. Sin embargo, "el territorio portugués junto a la frontera con España no está incluido en el estudio en curso", critica la entidad.

Preocupación por el Algarve

La institución portuguesa también ha mostrado su inquietud por la cercanía de la terminal de almacenamiento de crudo en el puerto de Huelva respecto a otra de sus joyas turísticas, el Algarve, en la región más meridional del país. "El estudio deberá incluir la eventual contaminación de las playas situadas junto a la frontera, dado que constituyen uno de los principales destinos para el turismo", concluye.

La Estación Biológica de Doñana también ha censurado el proyecto porque "el incremento del tráfico de petroleros en el polo industrial de Huelva elevaría significativamente el riesgo de mareas negras, que podrían tener consecuencias devastadoras para la costa de Doñana, como ocurrió en Galicia con el Prestige". 

"Estamos deseando que se resuelvan las autorizaciones medioambientales"

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, visitó el pasado 15 de noviembre las instalaciones de la nueva acería de Siderúrgica Balboa, empresa perteneciente al Grupo Alfonso Gallardo, en Jerez de los Caballeros (Badajoz). Sebastián aprovechó la ocasión para mostrar su apoyo al proyecto de construcción de una refinería en la localidad pacense de Los Santos de Maimona. “Estamos deseando que las autorizaciones medioambientales se resuelvan lo antes posible y el Ministerio de Industria dará el visto bueno a la Refinería Balboa cuando tengamos esas autorizaciones, porque creemos que es buena para España y para Extremadura”, aseguró el ministro.Sebastián estuvo acompañado en su visita por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el presidente del Grupo Gallardo, Alfonso Gallardo, y el secretario provincial del PSOE en Badajoz, Francisco Fuentes Gallardo. La coincidencia de apellidos no es una casualidad. El portavoz del PSOE extremeño es sobrino de Alfonso Gallardo, un empresario que pasó de recoger chatarra con un borrico en la década de 1970 a convertirse en un magnate del acero corrugado en Europa. El Grupo Alfonso Gallardo cuenta, además, con una cementera en Alconera (Extremadura) y una papelera en Rentería (Guipúzcoa).

A pesar de la satisfacción del ministro de Industria, la propia Junta de Andalucía, también gobernada por el PSOE, ha calificado de “insuficiente” y “superficial” el estudio medioambiental presentado por la empresa. El informe minusvalora la posibilidad de un vertido en el embalse de La Minilla, que abastece de agua potable al área metropolitana de Sevilla. “Esta carencia no es asumible para un proyecto de esta envergadura”, señala un documento de la Consejería andaluza de Medio Ambiente.