Archivo de Público
Lunes, 1 de Diciembre de 2008

El multimillonario indio que podría estar detrás de la masacre

Dawood Ibrahim ya ha sido relacionado con varios atentados en India

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·01/12/2008 - 08:00h

El multimillonario indio Dawood Ibrahim podría estar tras los atentados de Bombay.

La Policía y los medios indios especulan que detrás de los atentados de Bombay podría estar Dawood Ibrahim, un multimillonario indio de religión musulmana cuyo nombre figura en el puesto número cuatro de la lista de los terroristas más buscados por Estados Unidos en 2008, según la revista Forbes.

Ibrahim nació en 1955 en el estado de Maharashtra e inició su carrera empresarial en la industria textil en el área de Bombay, relacionándose con las mafias locales y realizando todo tipo de comercios ilegales. En los ochenta y los noventa fue el rey por excelencia de los bajos fondos de Bombay. 

En 1986 se estableció en Dubai, donde residió durante una larga temporada, huyendo de las órdenes de búsqueda y captura indias. En el Golfo Pérsico se encuentra hasta hoy una parte significativa de un vasto imperio que tiene sus otros dos vértices en India y Pakistán. Durante esta época Ibrahim se dedicó simultáneamente al tráfico de drogas destinadas a Europa y EEUU, a la prostitución y a las apuestas ilegales.

Es el número cuatro de la lista de los terroristas más buscados por EEUU

 

También habría financiado numerosas películas deBollywood, la poderosa industria del cine con sede en Bombay. Se dice que ninguna estrella del cine indio se habría negado a participar en una película de Ibrahim por miedo a las represalias.

El Gobierno de Nueva Delhi le acusa de tratar de desestabilizar el país constantemente utilizando el terrorismo y campañas de desobediencia civil. Le atribuye la serie de atentados que azotaron Bombay el 12 de marzo de 1993 y que dejó 257 muertos y 700 heridos.

Estos atentados fueron en venganza por la muerte de cientos de musulmanes en 1992 a manos de los seguidores de un partido nacionalista hindú. Se cree que los sucesos de 1992 fueron determinantes a la hora de despertar la conciencia musulmana de este multimi-llonario. 

Tras los atentados de 1993, Ibrahim puso tierra por medio y, según las autoridades indias, desde entonces reside clandestinamente en Karachi, algo que niega Pakistán. El FBI asegura que mantiene buenas relaciones con el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y con varios grupos islámicos indios y paquistaníes que han practicado el terrorismo en la India, como la organización Lashkar-e-Toiba. A finales de los noventa incluso visitó en varias ocasiones Afganistán al amparo de las autoridades talibanes.

En los ochenta y los noventa fue el rey de los bajos fondos de Bombay

 

Sus negocios son tan huidizos como su persona. Se sospecha que Ibrahim controla buena parte del sistema hawala que funciona como una alternativa a los bancos para transferir dinero de un lugar a otro del planeta. Este sistema es muy popular entre los emigrantes del subcontinente indio y también en Oriente Próximo y en el Extremo Oriente por sus bajas comisiones.

Hace poco han muerto de forma violenta varios de sus principales asesores, que han sido abatidos por otras bandas mafiosas rivales indias, y nadie está seguro de que Ibrahim resida en Pakistán, como aseguran los indios. Algunas informaciones lo sitúan en Malí o en los lugares más insospechados. La Policía india lo conoce bajo trece identidades distintas.

Se estima que su fortuna es del orden de los miles de millones de euros, lo que lo convierte en este aspecto en un personaje similar al también multimillonario Bin Laden. Pero mientras el líder de Al Qaeda nunca se ha relacionado con negocios sucios, Ibrahim ha atesorado gran parte de su fortuna en los bajos fondos.