Archivo de Público
Lunes, 1 de Diciembre de 2008

"Lo ocurrido nos da mala imagen"

Entre los musulmanes de Bombay reina una calma tensa

E. RECHE ·01/12/2008 - 08:00h

AFP - El Café Leopold, uno de los sitios atacados, volvió a abrir ayer sus puertas.

En el barrio musulmán de Mohmadali en Bombay se vive un domingo casi como cualquier otro tras el terror yihadista vivido en la metrópoli durante los tres días anteriores. Vendedores en el mercado callejero tocados con un gorro blanco, ancianos con barba larga que se dirigen a la mezquita siguiendo la llamada del muecín y hombres charlando animadamente en las teterías.

"El barrio está tranquilo. Nosotros seguimos haciendo nuestros negocios con los hindúes sin problemas. Aún así estamos algo asustados porque este atentado terrorista nos da mala imagen y preferimos volver a casa temprano cuando cae la noche. Los terroristas eran jóvenes normales, como cualquiera de nosotros", explica Alí, dueño de una pequeña tienda de ultramarinos en Mohmadali.

La violencia sectaria ha causado miles de muertos en India

Nada indica, de momento, que los atentados vayan a provocar ninguna revancha de la mayoría hindú contra sus conciudadanos musulmanes en la capital comercial india. Pero no sería la primera vez que sucediera en la metrópoli. En marzo de 1993 más de 250 personas murieron por una serie de explosiones de bombas en Bombay.

Se considera que los atentados, que fueron organizados por grupos criminales de la ciudad, fueron una venganza por los 2.000 musulmanes que habían perdido la vida a manos de los radicales hindúes alentados por la destrucción de la mezquita de Ayod-hya en el norte de la India, presunto lugar de nacimiento del dios Rama.

Un pogromo similar contra los musulmanes había ocurrido en el estado de Gujarat en 2002 sin que el jefe de Gobierno de la región de entonces y ahora, Narendra Modi, ni la Policía reaccionaran. En ninguno de los casos nadie ha sido culpado por los hechos.

"La Policía habría de preguntarse por qué ha pasado esto", dice Tahel

"Los hindúes son muy tolerantes. Aquí contratamos por igual a hindúes que a musulmanes. Pero también es cierto que la Policía, la Justicia, la política es de ellos y que existe represión contra los musulmanes. Los peores son los hindúes de clase media baja. Por supuesto que los atentados no están bien, pero la Policía habría de preguntarse por qué ha pasado esto", cuenta Tahel, el dueño de una tetería enMohmadali.

La violencia hindú ha alcanzado tal punto que la prensa local se ha visto obligada a incorporar con cierto trauma el concepto "terrorismo hindú o azafrán" a raíz de los recientes atentados en la ciudad de mayoría musulmana de Malegaon en el estado de Maharashtra, el mismo que acoge a Bombay, que acabaron con la vida de 40 personas. Dos miembros del Ejército y una sacerdotisa hindú estaban implicados.

Con 150 millones de musulmanes, India concentra la mayor minoría islámica en el mundo. El conflicto de Cachemira, la única región de India con mayoría musulmana, se cobró el año pasado 800 víctimas. En todo el país los musulmanes ocupan los estratos más bajos de la sociedad.

Los musulmanes ocupan los estratos más bajos de la sociedad

Renuka anuda un lazo rojo al lado de la tumba del santo Haji Ali, resguardada en la mezquita homónima, situada al final de un largo malecón sobre la bahía de Bombay. La joven hindú lleva un punto rojo en la frente y un sari de vistosos colores que contrasta con las musulmanas vestidas de un negro riguroso y cubiertas de la cabeza a los pies en la zona de la mezquita destinada a las mujeres. "Dios es el mismo en todos sitios", asegura la joven. No parece que todos coincidan con ella.