Sábado, 29 de Noviembre de 2008

Nissan y Sitel, dos modos de afrontar los ERE

Los sectores con menos afiliación se encuentran más indefensos

A. NEF / G. AYUSO ·29/11/2008 - 18:56h

MANU FERNÁNDEZ - Manifestación de los trabajadores de Nissan la semana pasada en Barcelona.

En la situación de crisis actual en la que peligra el propio puesto de trabajo no todos los trabajadores logran hacerse oír de la misma forma. Los más indefensos pertenecen a empresas del sector servicios en general y, en especial, a ámbitos como la comunicación, la restauración, el ocio y las telecomunicaciones. Un ejemplo es el de Sitel, empresa de telemarketing que como otras muchas se nutre de estudiantes y amas de casa a los que ofrece contratos temporales.

Este año la plantilla ha pasado de 2.000 a 800 miembros, sin demasiadas dificultades ni coste económico para la empresa. Lo admite la secretaria general de UGT de Sitel, Olga López: “La inestabilidad laboral característica de estos sectores deriva en desmotivación y miedo de los trabajadores”, lo que provoca un número mínimo de afiliados a cualquiera de los sindicatos.

Debido a la gran rotación en los puestos, hay “un desinterés general por cambiar la situación”, explica López, convirtiendo a los comités de empresa en algo inútil, sin fuerza real que lo sustente y sin posibilidades de enfrentarse a las directrices que impone la empresa.

La otra cara de la moneda la protagonizan las grandes firmas del motor. Un 80% de la plantilla de Nissan en Barcelona está afiliada a un sindicato.

En la empresa existe “gran vocación y una buena cantera sindical”, comenta con orgullo Javier Pacheco, secretario general de CCOO, fuerza mayoritaria. La organización sindical ha permitido a la plantilla mejorar sus condiciones laborales, a diferencia de lo que ha ocurrido en las pequeñas empresas auxiliares del mismo sector, cuyos trabajadores no cuentan con la misma fuerza de presión ante su dirección. 

En Nissan, la unidad es indispensable ante la amenaza de 1.680 despidos en Barcelona, casi un 40% de la plantilla. Los sindicatos saben que es básico transmitir toda la información a la plantilla, para que los trabajadores puedan confiar plenamente en sus representantes. Mientras la plantilla de Nissan conoce hasta los pequeños detalles de los trámites jurídicos, “un trabajador sin sindicato no sabe cómo defenderse administrativamente”, destaca Pacheco.

Continuos comunicados y asambleas sirven para transmitir cómo marchan las negociaciones con la dirección de Nissan. La masiva respuesta en las movilizaciones permite que el conflicto tenga un alcance social, mediático y político. “Queremos lograr la solidaridad de la gente y aumentar así la presión hacia el Gobierno, que es quien debe aprobar o no los despidos”, afirma. Por ello, los sindicatos también han tenido que reconducir actitudes de algunos miembros de la plantilla: “si nos movilizamos con actos vandálicos la sociedad no lo va a entender, y no lograremos su apoyo”.

Cómo se crea un comité de empresa

  • Elecciones sindicales: Pueden ser elegidos miembros del comité representantes de los sindicatos, de coaliciones formadas por dos o más sindicatos y trabajadores sin afiliación que avalen su candidatura con un número de firmas de electores de su mismo centro.

  • Votación: Se efectuará mediante sufragio personal directo, libre y secreto. Los trabajadores mayores de dieciséis años y con una antigüedad en la empresa de al menos un mes pueden votar.

  • Resultado: Del resultado se levanta acta. El original del acta, junto con las papeletas de votos y el acta de constitución de la mesa se presentan en el plazo de tres días a la dirección general de Trabajo, que procederá a la publicación en los tablones de anuncios.