Archivo de Público
Viernes, 16 de Noviembre de 2007

Una amiga de los McCann insiste en que Madeleine fue secuestrada

EFE ·16/11/2007 - 21:41h

EFE - Una amiga de Gerry y Kate McCann, padres de Madeleine, la niña británica desaparecida en Portugal, insistió hoy en que la pequeña fue secuestrada.

Una amiga de Gerry y Kate McCann, padres de Madeleine, la niña británica de 4 años que desapareció el pasado mayo en el sur de Portugal, insistió hoy en que la pequeña fue secuestrada.

En una entrevista con la cadena pública BBC, Jane Tanner explicó que vio a un hombre llevándose a un niño del complejo turístico en el que se hospedaba los McCann la noche en que desapareció Madeleine, y se mostró convencida de que el menor era la niña.

Tanner formaba parte del grupo de amigos que cenaron con los McCann en un restaurante cercano al apartamento de Praia da Luz (Algarve portugués) en el que dejaron a Madeleine y sus dos hermanos menores durmiendo el 3 de mayo, cuando desapareció la niña.

"Sé lo que vi y considero que es importante que la gente sepa lo que vi porque creo que Madeleine fue secuestrada", dijo Tanner.

La amiga, un testigo crucial en la investigación de la Policía portuguesa, explicó que observó a un hombre que abandonaba el complejo turístico alrededor de las nueve y cuarto de la noche del 3 de mayo, si bien no dio importancia a aquel hecho en ese momento.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, Tanner fue alertada por Kate McCann y otra amiga de la desaparición de Madeleine y, después, reparó en el valor potencial de la escena del misterioso individuo.

Jane Tanner también negó que rechazara cooperar con la Policía o que hubiera cambiado sus testimonio, como han publicado algunos medios.

"Desde el primer día, hemos hecho todo lo que hemos podido para ayudarles (a la Policía) con la investigación", afirmó la testigo, quien añadió que ha decidido hablar públicamente sobre el caso porque le han llamado "mentirosa y fantasiosa".

El pasado mes, los McCann difundieron un dibujo del posible secuestrador de su hija basado en la descripción de Tanner.

El bosquejo, hecho por un artista entrenado por la Oficina Federal de Investigación (FBI), muestra a un hombre de rasgos mediterráneos o del sur de Europa que camina con un niño en brazos.

El individuo, de unos 1,70 metros de altura, tiene una edad de entre 35 y 40 años, el pelo negro y lacio y viste un abrigo marrón y unos pantalones de color beige, mientras que el menor porta el mismo pijama que llevaba Madeleine el día de su desaparición.

Gerry y Kate McCann, de 39 años y médicos de profesión, volvieron al Reino Unido el 9 de septiembre pasado, tras ser declarados formalmente sospechosos por la policía portuguesa.

El caso dio así un giro extraordinario, pues los padres pasaron de desempeñar el papel de víctimas a convertirse en sospechosos.

Los investigadores lusos sospechan que los McCann pueden estar involucrados en la muerte accidental de su hija, después de que perros especialmente entrenados por la policía británica detectaran olor a cadáver en su automóvil, apartamento y efectos personales.