Viernes, 28 de Noviembre de 2008

Los 'gasparistas' de IU ratifican a Grosske como su candidato

Consideran que es un hombre de consenso para liderar la federación, aunque necesitan a la ‘Nacional II’

JUANMA ROMERO ·28/11/2008 - 07:30h

GUILLERMO SANZ - El balear Eberhard Grosske, en el momento de votar la lista del Consejo Político Federal, en la IX Asamblea de IU, el pasado 16 de noviembre.

Sólo faltaba una ratificación formal. Una reunión a puerta cerrada. Pero los herederos políticos de Gaspar Llamazares tenían ya claro, desde la IX Asamblea Federal, a quién nominar como candidato para competir por el liderazgo de Izquierda Unida. Esta semana lo ratificaron. El aspirante no es otro que Eberhard Grosske, de 53 años, teniente de alcalde de Palma y consejero de Trabajo del primer Gobierno del socialista Francesc Antich (1999-2003).

Los gasparistas propusieron a Grosske durante el cónclave, en una de aquellas eternas conversaciones bilaterales con el grupo bisagra, la Nacional II. El balear podría crecer como solución de consenso entre las dos familias. El preacuerdo cayó. La tercera vía de IU se resquebrajó entre aquellos que lo apoyaban con entusiasmo (catalanes y baleares) y los que le vetaron (madrileños y aragoneses), habida cuenta de que nunca habría en torno a él un pacto a tres bandas: el PCE insistió en la asamblea (los pasados 15 y 16 de noviembre) en que su candidato era Cayo Lara.

«Por mi talante, soy capaz de sumar al que piensa distinto», asegura Grosske

El cónclave acabó como acabó. Sin coordinador, emplazada IU a elegir a su líder en la reunión de los 180 miembros del Consejo Político Federal –CPF, su máximo órgano de dirección entre asambleas–, ya fijada para el próximo 14 de diciembre. Faltan, pues, poco más de dos semanas, y por esa razón los gasparistas se han aprestado a confirmar a Grosske. Fue este mismo miércoles, en una reunión de tres horas a la que acudió una cincuentena de dirigentes.

“Este es un momento delicado de IU, superable, y tengo ganas de ayudar a resolver problemas”, subrayaba ayer el candidato a Público. “Me he resistido siempre a participar en guerras internas, he buscado el equilibrio. Tengo un talante capaz de aglutinar sin tensiones al que piensa distinto, con respeto a las reglas del juego”.

Convencer a Ángel Pérez

Inés Sabanés, portavoz de los gasparistas, recalca el “apoyo unánime” de los suyos hacia Grosske y la disposición de su corriente “a ir a por todas, absolutamente a la ofensiva, no a la defensiva, a intentar ganar”. La madrileña matiza que, en caso de ser derrotada, su familia arropará “al minuto siguiente, y con total lealtad” al nuevo coordinador general.

Sabanés: «Salimos a la ofensiva, a ganar, pero con lealtad a quien salga elegido» 

No obstante, cunde un cierto escepticismo. Los gasparistas (30% en la segunda vuelta, con el CPF al completo) no vencerán si no se atraen a la N-II (22%), que fijará su posición en una semana. Y todos asumen que la clave será persuadir al líder de la federación madrileña, Ángel Pérez. Este admite que quien debe dar el primer paso “es quien ganó la asamblea”, el PCE (43%). “Y si no genera consenso, que hablen otros. Que Eberhard explique su proyecto de dirección. Si es como el de Gaspar, que ya lo he sufrido, no lo quiero”. Grosske le tranquiliza: “Busco una ejecutiva integradora, compartida y plural, y que además represente la línea política que aprobó el congreso, que creo identificar”.

El PCE prefiere no valorar oficialmente el paso adelante de sus rivales. “Cayo debe ser el coordinador. Eberhard sería un líder débil, que no encarna lo que decidieron los delegados”, alega un portavoz. El melón está abierto. Pero el tiempo pasa ya.

 

27 MILITANTES SE DAN DE BAJA DE EZKER BATUA

Guillermo Malaina / Bilbao

El coordinador general de Ezker Batua –la marca de IU en Euskadi–, Javier Madrazo, calificó ayer de “falsos” y “muy injustos” los argumentos del grupo “ínfimo” de 27 militantes que se ha dado de baja de la federación. En una comparecencia en Bilbao, Madrazo se limitó a leer un comunicado sin “entrar en más valoraciones” en torno a esta polémica que, a su juicio, sólo beneficia “a los adversarios políticos” de EB.

Los militantes que dejan la coalición han explicado que lo hacen por los “bandazos” y el “seguidismo del PNV”, que atribuyen a Madrazo para “seguir en el Gobierno vasco a cualquier precio”. El líder de EB y consejero de Vivienda replicó que los ya ex militantes habían dejado “hace mucho tiempo” de participar activamente y que no sentían “como propias las siglas y el programa”. Después de recordar que la militancia es “voluntaria”, apuntó que, pese a esas bajas, también hay “peticiones de afiliación”.  

 

Noticias Relacionadas