Jueves, 27 de Noviembre de 2008

"No imaginamos que la tradición se impusiera a la Constitución"

Dos agentes, con identidad oculta, explican por qué piden retirar una imagen religiosa de las instalaciones de la Guardia Civil en Almodóvar del Río (Córdoba) 

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·27/11/2008 - 19:40h

Los dos agentes que han solicitado ante los Tribunales Superiores de Justicia de Andalucía y Madrid la retirada de la imagen de la Virgen del Pilar del cuartel de la Guardia Civil de Almodóvar del Río (Córdoba) prefieren ocultar su nombre y su imagen. Pero, por primera vez, ofrecen sus argumentos a un medio de comunicación. Ambos, intermediados por un dirigente de confianza de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), acceden a responder conjuntamente a un cuestionario enviado por Público.

¿Cuándo os dais cuenta de que os molesta la imagen de la patrona de la Guardia Civil en el cuartel de Almodóvar del Río?

No hay un momento ni situación concreta que nos haga ver que nos molesta la citada imagen religiosa. Nunca creímos que ese fuera su sitio. Y no nos molesta como “patrona” del Cuerpo, sino como símbolo religioso que es y lo que ello representa. Este asunto nos preocupaba desde un primer momento, pero durante varios años no nos habíamos planteado la posibilidad de cursar una solicitud en ese sentido; incluso le habíamos comunicado nuestra inquietud al sargento comandante de puesto de Almodóvar del Río, pero él nos instaba siempre a que lo solicitáramos por escrito y por conducto oficial, lo cual hicimos en el año 2005 después de informarnos y asesorarnos debidamente.

¿Qué derecho es el que sentís lesionado y por qué razón?

Nuestro derecho constitucional a la libertad ideológica y de conciencia, y a que no se nos identifique con ninguna religión, conectado todo ello con el carácter aconfesional del Estado recogido en el artículo 16 de la Constitución Española, teniendo en cuenta que desempeñamos nuestro trabajo en las dependencias de un Cuerpo perteneciente a la Administración Pública Estatal. No nos escandalizan las religiones, porque a fin de cuentas hemos sido criados en ese ambiente, como todos, pero sí nos sorprende que los creyentes (practicantes o no) se escandalicen de nuestras ideas; somos ateos y creemos en ello tanto como los creyentes en su dios.

¿Tiene que ver que poco antes la Junta de Andalucía ordenase retirar los símbolos religiosos de un colegio de Baeza?

No. De hecho en ese momento no teníamos conocimiento de esa circunstancia, si bien conocíamos el informe emitido por el Defensor del Pueblo Andaluz en 2001, y de hecho es uno de los argumentos reiterados en nuestras solicitudes y recursos.

¿Cómo tomáis la decisión de presentar la petición de retirada?

Habíamos hablado muchas veces del tema, pero nunca tomábamos la decisión definitiva, sobre todo porque sabíamos que podría conllevar ciertas consecuencias negativas para nosotros en un Cuerpo tan fuertemente jerarquizado y tan “cerrado” en lo que a nuevas ideas se refiere.

Contad el proceso por el que os vais encontrando con las sucesivas negativas.

En octubre de 2005 planteamos nuestra primera solicitud sobre este asunto ante el sargento comandante de puesto de Almodóvar del Río, quien se limitó a contestar que no podía retirarla porque es la patrona de la Guardia Civil. En diciembre de ese mismo año reiteramos nuestra petición ante el capitán jefe de la compañía de Córdoba, el cual ni siquiera nos respondió.

En abril de 2006 cursamos la misma solicitud ante el teniente coronel jefe de la Comandancia de Córdoba, quien adujo razones de tradición histórica y nuevamente el argumento del patronazgo. En junio de 2006 planteamos la petición ante el Director General, pero fue el general jefe de la zona de Andalucía quien nos contestó, desestimando nuevamente e incluso tachándonos de intolerantes y calificando nuestra petición de “caprichosa”.

En septiembre de 2006 volvimos a reiterar la solicitud ante el Director General, pero una vez más eludió su responsabilidad y fue el Subdirector General de Personal quien resolvió la cuestión desestimándola sin ofrecer nuevos argumentos. Por tercera vez en enero de 2007 cursamos la solicitud ante el Director General, pero nuevamente se abstuvo de contestarnos y fue en esta ocasión la Secretaría de Estado de Seguridad quien emitió resolución desestimatoria, órgano que ni siquiera entró a valorar el fondo del asunto, limitándose a tratar cuestiones formales.

Por último, en mayo de 2007 elevamos recurso de alzada ante el Ministro del Interior, el cual también se limitó a cuestiones formales del procedimiento, por lo que finalmente decidimos interponer recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el de Andalucía, sin que hasta el momento se haya dictado sentencia en ninguno de los dos recursos interpuestos.

¿Cómo encajáis las negativas?

Todo lo que hemos reclamado siempre nos ha sido denegado sistemáticamente, por lo que desde el principio teníamos claro que no nos iban a dar la razón en el ámbito de la Guardia Civil. Por tanto, las negativas de la cadena de mando nos las tomamos como un trámite más. Lo que encajamos peor ha sido la total indiferencia del Director General de la Guardia Civil, y las respuestas del Secretario de Estado y del Ministro del Interior, los cuales no deberían estar contaminados por los argumentos que esgrimen, ya que precisamente pertenecen a un partido político que mantiene en su ideario y programa la laicidad del Estado.

¿Esperábais estas respuestas?

Como ya hemos dicho en la anterior respuesta, sí esperábamos esa respuesta por parte de la cadena de mando de la Guardia Civil, pero no desde los cargos ocupados por políticos.

Los argumentos de los mandos suelen insistir en el factor tradicional e histórico de la Virgen del  Pilar como patrona de la Guardia Civil.

Vosotros defendéis que no queréis que la Virgen deje de ser patrona, sino que se retire de lugares visibles...

Nuestra pretensión es que las imágenes y símbolos religiosos sean retirados de los lugares comunes y de obligada estancia en el interior de las dependencias oficiales donde debemos realizar nuestro trabajo. No creemos que deban estar en cualquier lugar de los acuartelamientos, salvo en las viviendas o en algún sitio que impregne de su significado sólo a los que así lo desean.

¿Habéis recibido presiones o trato amenazante por parte de mandos o compañeros a raíz de vuestras demandas?

En un primer momento tuvimos que soportar reacciones furibundas, como algunas llamadas telefónicas al cuartel de Almodóvar insultándonos.

No podríamos decir que el excesivo control y vigilancia de algunos mandos sobre nosotros, la retirada del complemento de productividad, las reiteradas sanciones disciplinarias, o el trato discriminatorio otorgado por varios mandos, entre ellos el propio teniente coronel jefe provincial, se deban exclusivamente a este asunto, porque tenemos otras solicitudes y reclamaciones que también pueden influir en su ánimo hacia nosotros.

En cuanto a los compañeros, los hay que no lo entienden y se nota que no les gusta, aunque no hemos recibido rechazo directo por ninguno. También los hay que opinan igual que nosotros pero no se atreven a solicitarlo y, por último, están los que son católicos y sin embargo consideran que legalmente tenemos razón.

¿Se ha visto afectada vuestra carrera en la Guardia Civil?

Si se refiere a los ascensos o cursos de especialización, en absoluto, porque hace ya años que rechazamos esa posibilidad, ya que el ascenso conlleva necesariamente un traslado.

¿No sabíais, cuando entrasteis en la Guardia Civil, que es un cuerpo tradicional, muy apegado a sus tradiciones?

Sí sabíamos lo tradicional que es la Guardia Civil. Lo que no imaginábamos es que iban a influir más las tradiciones que la propia Constitución. En cuanto a la presencia de imágenes en los cuarteles, baste decir que muchos de ellos no tienen la imagen expuesta en un lugar común. De todos modos, también la Guardia Civil ha sido tradicionalmente un Cuerpo muy militarizado y ajeno al movimiento sindical, y sin embargo en los últimos años eso ha cambiado radicalmente.

¿Cuándo decidís acudir a la Justicia?

Cuando quedó agotada la vía administrativa con la resolución dictada por el Ministerio del Interior.

¿Con qué fin?

Como ya hemos dicho antes, desde un principio éramos conscientes de que tendríamos que acudir a la vía jurisdiccional contencioso-administrativa, porque nos esperábamos la negativa por parte de la cadena de mando.

¿Por qué cada uno elige a un tribunal distinto?

La decisión de unos tribunales de justicia no vincula a otros, y se puede dar la paradoja de que un mismo recurso sea estimado por un tribunal y desestimado por otro; de hecho, así ha ocurrido en muchas ocasiones. Es decir, se trata de mera estrategia jurídica, para “probar suerte” en dos tribunales distintos.

¿Qué os parece la reciente sentencia que obliga a retirar los símbolos religiosos de un colegio de Valladolid?

Nos parece un toque de atención a la Administración Pública, que no ha sabido solucionar este problema. Si se hubiese cumplimentado lo establecido en la Constitución y demás legislación, como ha hecho la Junta de Andalucía en casos similares, no habría tenido que intervenir un juzgado.

¿Creéis que es un buen momento para profundizar en el laicismo?

En realidad, hace mucho tiempo que debería haberse afrontado este asunto en la sociedad española. No obstante, más vale tarde que nunca.

¿Qué les empuja a querer apostatar?

Primero, porque no creemos en ningún dios o religión, y segundo, porque aunque fuéramos creyentes no nos sentiríamos identificados con la Iglesia Católica y no queremos que nos represente ni que se nos considere miembros de la misma.

¿Han encontrado también resistencias?

Uno de nosotros no, porque el Obispado de Córdoba no puso trabas de ningún tipo y lo llevó a cabo de un modo rápido y correcto. Sin embargo, en el otro caso se tuvo que plantear la apostasía ante el Arzobispado Castrense (por haber sido bautizado en un hospital militar), y dicho órgano se opuso y denegó la solicitud planteada, por lo que se tuvo que reclamar ante la Agencia de Protección de Datos, la cual obligó al Arzobispado a aceptar la petición formulada.

¿Son comparables ambas instituciones, Guardia Civil e Iglesia?

Se parecen en muchos aspectos, aunque en los últimos tiempos con caminos divergentes: la Guardia Civil hacia el aperturismo y la Iglesia hacia el sectarismo.

Noticias Relacionadas