Archivo de Público
Viernes, 16 de Noviembre de 2007

Tensa calma en la jornada de reflexión ante una elecciones cruciales en Kosovo

EFE ·16/11/2007 - 19:05h

EFE - Una tensa calma rodeó hoy a la jornada de reflexión previa a las cruciales elecciones legislativas de mañana en Kosovo. En la imagen, un cartel electoral de Ramush Haradinaj, líder de la Alianza por el Futuro de Kosovo.

Una tensa calma rodeó hoy a la jornada de reflexión previa a las cruciales elecciones legislativas de mañana en Kosovo, de las que saldrá al Parlamento que podría proclamar en las próximas semanas la independencia de esta provincia serbia de mayoría albanesa.

Para asegurar que no se produzcan incidentes violentos durante las votaciones, la OTAN ha desplazado a medio millar de soldados adicionales en la controvertida provincia serbia, elevando el número de militares estacionados a más de 16.500.

El principal foco de atención es la parte norte de Kosovo, donde vive la mayor concentración de serbio-kosovares.

Allí, en la ciudad de Mitrovica, los 20.000 serbios que se estima están censados van a boicotear las elecciones, aconsejados por el Gobierno de Belgrado, que quiere evitar así dar legitimidad a las autoridades kosovares que pretenden declarar la independencia antes de fin de año.

Debido a que las autoridades locales se niegan a instalar colegios electorales, la misión administradora interina de la ONU en Kosovo (UNMIK) anunció hoy que proveerá centros móviles para aquellos serbios que sí quieren depositar su voto.

Oliver Ivanovic, un líder serbio-kosovar moderado, dijo hoy a Efe que Kosovo vive actualmente "una estabilidad frágil" y que en cualquier momento podrían producirse actos de violencia.

"Hay amenazas contantes contra los serbios, como en marzo 2003 (cuando murieron 19 personas)", recordó el líder de la "Lista Serbia para Kosovo".

"La simple amenaza de declarar unilateralmente la independencia es un acto agresivo contra los serbios. No queremos ser parte de las instituciones que declaren la independencia", dijo Ivanovic.

Los comicios se celebran mientras transcurre la última fase de negociaciones entre Belgrado y Pristina sobre el futuro estatuto de Kosovo bajo mediación de una "troika" internacional.

La "troika", formada por EEUU, la UE y Rusia, presentará el 10 de diciembre a la ONU un informe sobre los resultados del proceso.

El primer ministro kosovar, Agim Ceku, anunció hoy en Pristina que para entonces el Parlamento kosovar tendrá todo listo para declarar la independencia.

Según este antiguo líder guerrillero, esa declaración se producirá "pocos días" después de esa fecha.

En las elecciones de mañana, 1,5 millones de ciudadanos de Kosovo con derecho a voto deberán elegir de forma directa, por el sistema proporcional, a 100 de los 120 diputados del Parlamento de la provincia.

Los otros 20 escaños están reservados para las comunidades minoritarias, diez de ellos para los serbios.

Además, serán elegidos los concejales de las asambleas municipales, así como los alcaldes de 30 municipios. En total se presentan 97 partidos, coaliciones y candidatos independientes.

Durante la campaña, los partidos se centraron en prometer el bienestar económico de la región, la más pobre de los Balcanes.

Según los últimos sondeos, el opositor Partido Democrático de Kosovo (PDK), encabezado por el ex líder guerrillero Hashim Thaçi, ganará por estrecho margen con el 31 por ciento de los votos.

El segundo partido más votado, con un 29 por ciento de apoyos, sería, según las encuestas, el ahora gobernante Liga Democrática de Kosovo (LDK), del presidente Fatmir Sejdiu.

El jefe de UNMIK, el alemán Joachim Rücker, hizo hoy un llamamiento a todos los kosovares a participar en los comicios y manifestó que "el futuro de Kosovo es democrático y multiétnico".

No obstante, sobre el terreno la desconfianza entre albaneses y serbios persiste.

"No puede ser que le den a los albaneses todo y a nosotros nada, eso no es una solución, no es correcto", dijo a Efe Milan, un camarero desempleado que se dedica a vender relojes en una calle de Mitrovica, una ciudad minera dividida en dos por el río Iber.

Dubrovka, una traductora jubilada, señaló que "no está bien que los albaneses quieran declarar la independencia. Esta parte pertenece claramente a Serbia".

Mientras, al otro lado de la ciudad dos ancianos albaneses aseguraron que no suelen ir nunca a la parte serbia de Mitrovica, porque consideran que "es peligroso, hay muchos criminales allí, todo es un caos".

Kosovo está administrada por la ONU desde 1999, tras los bombardeos de la OTAN contra Serbia, y espera desde entonces una solución para su estatus definitivo.