Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

Pruebas universales de VIH tendrían gran impacto: estudio OMS

Reuters ·26/11/2008 - 13:23h

Por Michael Kahn

Los análisis universales para detectar el VIH y el tratamiento farmacológico inmediato para las personas con resultados positivos eliminarían la transmisión del virus letal en una década, demostró el miércoles un estudio en base a un modelo computarizado.

Llevar adelante estas medidas costaría más inicialmente pero luego generaría ahorro de dinero porque habría menos personas infectadas para tratar, señalaron Reuben Granich y sus colegas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la revista The Lancet.

Los investigadores resaltaron que sus hallazgos no representan una nueva política de la OMS o una nueva guía, sino que instan a ampliar el debate sobre cómo mejorar la lucha contra la epidemia del sida y sobre el papel de los llamados fármacos antirretrovirales.

"Pese a que otras estrategias preventivas, solas o combinadas, podrían reducir sustancialmente la incidencia de VIH, nuestro modelo sugiere que sólo los análisis voluntarios universales y el inicio inmediato con antirretrovirales podría disminuir la transmisión, al punto de que la eliminación de una epidemia generalizada, como la de Sudáfrica, sería factible para el 2020", escribieron los expertos.

Granich y sus colegas emplearon datos sudafricanos como caso testigo de una epidemia generalizada en su modelo, que consideró que toda la transmisión del VIH era a través de las relaciones heterosexuales.

Esto mostró que los controles voluntarios en los cuales participa al menos el 90 por ciento de la población y el tratamiento inmediato con fármacos para las personas que obtienen resultados positivos podrían reducir la transmisión del VIH más de un 95 por ciento en 10 años.

Actualmente, el virus del sida infecta a alrededor de 33 millones de personas en todo el mundo, en su mayoría en Africa subsahariana, y ha causado la muerte de 25 millones desde su surgimiento. Por el momento, no existe cura para el sida.

La aplicación desde la década de 1990 de un tratamiento combinado de medicamentos conocido como terapia antirretroviral altamente activa (HAART, por su sigla en inglés), permitió extender la vida de muchas personas infectadas con VIH, particularmente en los países desarrollados.

A fines del 2007, unos 3 millones de personas en todo el mundo habían recibido cócteles de medicación, una cifra muy inferior a los 6,7 millones de infectados que aún requieren tratamiento, añadió el equipo.

Según los investigadores, existen algunas dificultades. Una es si los sistemas de salud de los países pobres pueden lidiar con un plan de control masivo y si las personas pueden cumplir con la terapia que deben seguir de por vida.

"En el mejor de los casos, la estrategia prevendría la morbilidad y la mortalidad en la población, ya sea mediante un mejor tratamiento del paciente como de una menor expansión del VIH", escribió en un comentario en la misma revista Geoffrey Garnett, del Imperial College de Londres.

"En el peor de los casos, la estrategia generaría exceso de control y de tratamiento, efectos colaterales, resistencia y posiblemente reduciría la autonomía del individuo sobre sus opciones de atención", agregó Garnett.