Archivo de Público
Viernes, 16 de Noviembre de 2007

Molina asegura que la UE respalda su propuesta para evitar casos como el del Odyssey

EFE ·16/11/2007 - 11:54h

EFE - El buque cazatesoros Odyssey en el puerto de Algeciras.

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, aseguró hoy que la UE ha acogido favorablemente su propuesta de adoptar medidas comunes para proteger el patrimonio subacuático y evitar casos como el ocurrido con la empresa cazatesoros Odyssey.

Molina propuso en particular la creación de una "lista roja" de bienes del patrimonio artístico europeo presente en los fondos marinos, que dificulte su comercio ilícito.

Las delegaciones de Portugal, Rumanía, Grecia, Italia, Polonia, Francia y Malta mostraron el apoyo "más entusiasta" a la propuesta, que sin embargo recibió una acogida "tibia" por parte del Reino Unido, según el ministro.

Molina añadió que también el comisario europeo de Cultura, Jan Figel, expresó su apoyo a la iniciativa y a la realización de un estudio para analizar la conveniencia de una normativa para la protección del patrimonio europeo que se encuentra en el fondo del mar.

Sobre las últimas noticias del caso Odyssey, el ministro anunció que la primera audiencia del juicio contra la empresa comenzará el 26 de noviembre en la ciudad de Tampa (Estados Unidos) y explicó que la sociedad estadounidense reclama a España 5 millones de euros por daños y perjuicios.

También explicó que "el pasado 14 de noviembre Odyssey volvió a presentar ante el tribunal de Tampa (Estados Unidos) una serie de alegaciones que ya había realizado anteriormente".

"España responderá oficialmente a través de su abogado el próximo 19 de noviembre. La audiencia de las partes ante el juez, previa al juicio oral, ha quedado fijada para el 26 de noviembre", explicó.

Molina añadió que "entre otras reclamaciones, Odyssey solicita ahora al juez una indemnización de 5 millones de euros por los daños y perjuicios que le habría causado la orden judicial dictada por la jueza de la Línea de la Concepción en Cádiz".

"España rechaza abiertamente dicha petición, que entra en contradicción con los principios generales del Derecho, según los cuales una autoridad judicial extranjera (...) no puede juzgar ni entrar a valorar las resoluciones adoptadas por los tribunales de otro Estado soberano en el legítimo ejercicio de sus competencias jurisdiccionales", señaló el ministro.

Durante el consejo de ministros, el ministro aprovechó para advertir al resto de países de la UE de que casos como el Odyssey podrían dispararse en el futuro debido a la proliferación de empresas que utilizan las nuevas tecnologías para saquear pecios.

Según el ministro, lo novedoso del caso es que ese tipo de expolio "antes podía ser algo más o menos aficionado", mientras que en la actualidad cada vez hay más empresas perfectamente organizadas que se dedican a localizar lugares para sacar pecios y explotarlos.

Preguntado por el alcance de las eventuales medidas para atajar ese tipo de sucesos, el ministro consideró que la UE debería comenzar protegiendo su patrimonio y confió en que la denuncia presentada hoy se traduzca en el futuro en "unas normas o un acuerdo" que brinden soluciones.