Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

Fetiches del combate

·26/11/2008 - 11:20h

El combate es el centro del espectáculo, pero el perímetro sísmico de la lucha libre se extiende mucho más allá del ring.


Cromos, muñecos de plástico, videojuegos y disfraces tratan de apaciguar la sed de unos fans que en España tienen en los niños a sus principales valedores.


Precisamente, algunas revistas infantiles (‘Cartoon Network’, ‘Wrestling’), que conocen esta debilidad, ofrecen a sus lectores noticias sobre sus héroes.


En el asunto del marketing, EEUU tiene una notable ventaja sobre sus vecinos mexicanos.


Tiempo al tiempo, porque es de esperar que el espectáculo en vivo, los superhombres pasados de peso y las máscaras mexicanas conquisten a una audiencia que ha crecido con figuras míticas de la WWE en la tele.


Puede que en el futuro el hijo de El Santo eclipse al mismísimo Batista.




De la televisión al cómic, de la gráfica callejera al cine no hay medio de expresión visual de la cultura popular mexicana que no haya rendido tributo a la mitología de la lucha.