Martes, 25 de Noviembre de 2008

El cambio climático marca el referéndum de Groenlandia

La gran mayoría es partidaria de abrir las puertas a una futura independencia

DANIEL BASTEIRO ·25/11/2008 - 09:46h

Todos los ciudadanos de Groenlandia, 57.000 personas en su mayoría inuits, caben en el estadio de fútbol de alguno de los grandes equipos españoles. Y aún sobrarían miles de plazas. Sin embargo, las consecuencias climáticas y políticas del partido que se juega en esta antigua y a menudo olvidada colonia danesa pueden afectar decisivamente al resto del mundo.

El oro negro podría convertir a la isla en uno de los países más ricos

Ayer, los habitantes de Groenlandia estaban llamados a decidir en un referéndum si aceptan o no una amplia reforma de su estatuto de autonomía que abra las puertas a su independencia de Dinamarca en el futuro. Según un sondeo de la universidad de la capital, Nuuk, el apoyo al referéndum será mayoritario. Guiados por una lejanía geográfica, lingüística y cultural marcada por el hielo que cubre el 85% de su territorio, los groelandeses tienen en la mano ampliar las competencias que permiten un autogobierno en temas sanitarios, educativos y pesqueros. La nueva ley dará a la Administración groenlandesa la explotación de sus minerales y el control de los yacimientos de petróleo, además de su política exterior.

Diamantes, zinc y petróleo

La nueva legislación podría abrir la carrera por hacerse con el petróleo de la isla, rica también en diamantes y zinc. Ahora, muchos de esos recursos están protegidos por el frío y el hielo, pero a medida que avance el calentamiento global y el deshielo pasarán a ser accesibles y explotables al tiempo que las artes pesqueras tradicionales se quedan obsoletas. Se calcula que el Ártico esconde un 20% de las reservas de hidrocarburos del mundo y que Groenlandia es poseedora de 110.000 millones de toneladas.

En esta colonia de Dinamarca hay 110.000 millones de toneladas de hidrocarburos

Los partidarios del sí esgrimen la exploración minera de oro, diamantes o carbón como un seguro a corto plazo. En un horizonte más lejano, el oro negro podría hacer de Groenlandia lo que hizo de Noruega en apenas medio siglo, uno de los países más ricos y avanzados del mundo.

La propia UE se adelantó al posible golpe en la mesa de los groenlandeses y presentó la semana pasada un comunicado en Bruselas donde reclama el derecho de sus gobiernos a explorar los hidrocarburos del Ártico. Aunque la Comisión Europea ha hecho en los últimos meses una gran campaña a favor de la lucha contra el cambio climático, el Ejecutivo comunitario no se quiere quedar atrás en la competición por el control de los recursos minerales y petrolíferos del Ártico, en la que también participan Rusia, EEUU y Canadá. Aunque el aviso de Bruselas no iba dirigido ex profeso a Groenlandia, sino al resto de partes interesadas en controlar la vasta y despoblada zona ártica, en Bruselas preocupa el grado de autonomía groenlandés, el primer territorio que abandonó la UE en 1985, sólo seis años después de haber ingresado.

El sueño de los groenlandeses parece hoy muy lejano, a tenor de las duras condiciones climáticas y una economía basada en la pesca, que constituye el 95% de las exportaciones. El producto interior bruto de Groenlandia es dos tercios el de Dinamarca y la tasa de suicidio, siete veces superior.

“Esos problemas son parte de la herencia de la colonización”, asegura el primer ministro Hans Enoksen, que dirige una coalición de centro izquierda. “Tenemos que hacer algo sobre ello”, subraya quizá pensando en el futuro dorado que, después del referéndum, los groenlandeses podrían decidir por sí mismos.

Una isla inhóspita pero codiciada por sus reserva

Extensión: Con 2.166.086 km2, Groenlandia es la isla más grande del mundo. El 85% de su superficie está cubierta de hielo.

Población: En la isla viven tan sólo 57.564 personas, por lo que tiene la densidad de población más baja del mundo: sólo 0,026 personas por km2. El 88% de su0s habitantes es de etnia inuit (esquimal).

Economía: El PIB de Groenlandia es de 1.700 millones de dólares. El PIB per cápita es de 20.000 dólares.

Recursos naturales: Groenlandia tiene valiosas reservas de petróleo y gas.