Miércoles, 26 de Noviembre de 2008

"Me encantaría hacer algo con Almodóvar"

Se sabe poco de él, salvo que es el hijo menor del mítico luchador mexicano El Santo y que estudió Comunicación en una de las universidades privadas de la Ciudad de México

Xalok ·26/11/2008 - 08:00h

Xalok -

Que alguien diga que quiere trabajar con Pedro Almodóvar es el topicazo más arraigado de cualquier extranjero que quiera meter la cabeza en el mundillo cultural español.

Pero quien lo ha proclamado esta vez es, sin embargo, un personaje que no quedaría nada mal en una película del manchego, que bien podría cambiar a una de sus míticas transformistas por un luchador tan popular como el hijo de El Santo. Un travestido también, al fin y al cabo. Un hombre cuya identidad esconde detrás de una máscara.

Se sabe poco de él, salvo que es el hijo menor del mítico luchador mexicano El Santo y que estudió Comunicación en una de las universidades privadas de la Ciudad de México, cosa que le ha valido para ser el mejor comunicador de la marca que heredó de su padre. Él es uno de los luchadores más cotizados de la lucha libre mexicana y un tipo con las ideas bien puestas.

¿Quién es El Santo?

Moralmente es un justiciero, un amante del bien, honesto, respetuoso. Es un luchador técnico y, sobre todo, El Santo es un superhéroe, pero no como Batman, no es una caricatura, un dibujo, sino de carne y hueso.

¿Y usted, El hijo de El Santo?

Soy El Santo también, porque al final el personaje es el mismo.

¿Y qué es la lucha libre mexicana?

Es un gran deporte.

¿Real?

¡Sí! No hay patraña en los golpes, no hay mentira pero no nos vamos a ir a matar tampoco. Somos cien por cien profesionales.

¿Y cuánto tiene de teatro?

De teatro tiene mucho, claro, porque cada uno representamos un personaje. Blue Demon es el rudo y yo el técnico, por ejemplo.

En México, los padres llevan a sus hijos desde que son pequeños. Aquí son los hijos los que obligan a ver la lucha libre a los padres. ¿Por qué?

En México es una tradición de décadas, y son los padres los que llevan a sus hijos desde que son pequeños a las arenas. En Europa creo que los niños están en contacto con lo que pasa al otro lado del mundo a través de Internet. Pero este es un espectáculo/deporte cien por cien familiar, eso hay que decirlo.

¿Cuál es la diferencia entre la lucha libre mexicana y la que existe en EEUU?

La lucha libre mexicana es mucho más espectacular.

¿Cuáles son sus llaves?

Pues por supuesto la de mi padre, a caballo, que consiste en que dominas a tu rival y lo pones boca abajo, te sientas encima de él y lo jalas del cuello. Pero yo me diferencio de mi padre en que él lucha a ras de lona, yo vuelo más. El hijo de El Santo es más espectacular.

Cuando usted nació, su padre ya era una estrella nacional. Cuéntenos uno de sus primeros recuerdos...

Cuando trabajé con él en El Santo contra Capulina. Yo tena 7 años y era uno más entre un grupo de niños a los que en un momento dado se les preguntaba quién quería luchar con El Santo. Yo levanté la mano y luché con él.

¿Cuál es el piropo más audaz que le han dicho?

Bueno, no es el más audaz pero sí el más importante... Fue cuando me dijeron que había superado técnicamente a mi padre.

¿Y usted qué cree?

Que he hecho mi propia historia.

¿Y quién le gustaría que la contara?

Me encantaría hacer algo con Pedro Almodóvar.

Usted, además, pinta...

Sí, el último cuadro lo he donado al acuario de California en que aparece El Santo junto a una ballena.

¿Siempre aparece El Santo en sus pinturas?

Sí, es otra manera de seguir perpetuando su legado.

¿Y su tienda en el DF?

Bien. Acabo de abrir otra en el aeropuerto Benito Juárez (México) y quiero abrir pronto otra nueva en Madrid.