Martes, 25 de Noviembre de 2008

Chávez mantiene la mayoría pero sufre una clara derrota en Caracas

El nuevo alcalde propone al presidente trabajar juntos para sacar a la ciudad del "caos"

Un tirano singular que no controla las urnas, por Marcos Schwartz

GORKA CASTILLO ·25/11/2008 - 08:00h

Ariana Cubillos / AP - Seguidores del Partido Socialista Unido de Venezuela de Chávez pasearon el domingo por Caracas donde ganó la oposición.

El veredicto de las urnas no dibujó un mapa multicolor en Venezuela. La oposición tiñe de azul los centros urbanos, especialmente la capital Caracas y Maracaibo, mientras que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del presidente Hugo Chávez colorea de rojo el resto del país.

Un analista neutral diría que las dos patrias existentes en este país tienen desde hoy más vigor que nunca. De lo que nadie duda, ni siquiera el nuevo alcalde de la capital, Antonio Ledezma, es que Chávez ha comenzado su declive y que tiene motivos para preocuparse.

"El éxito es del camino democrático que el pueblo ha escogido"

La derrota de su candidato en Caracas, el ex ministro de Educación, Aristóbulo Iztúriz, ha hecho mucho daño.

Fuentes del PSUV aseguraron ayer que "se ha comenzado una profunda reflexión interna para entender las causas del descenso cualitativo, que no cuantitativo, sufrido ayer".

Uno de los elementos que ya han comenzado a discutir los dirigentes del proceso bolivariano es el fracaso en la seguridad ciudadana en las grandes ciudades. "Es cierto que las cosas no han funcionado en los centros urbanos. Mi opinión es que los cambios revolucionarios no han llegado a la conciencia de muchos. La cultura del civismo y del compromiso colectivo no han calado. Es una autocrítica que debemos empezar a asumir", explicaba.

"Es cierto que las cosas no han funcionado en los centros urbanos"

La herida de la capital se ahondó más tras comprobar que los resultados obtenidos en uno de sus feudos simbólicos como Petare eran desfavorables. Aquí, uno de los ex ministros más reputados de Chávez, Jesse Chacón, sufrió una severa derrota, la primera en 10 años, a manos del opositor Carlos Ocáriz.

Otro descalabro para el PSUV se produjo en el Estado de Miranda, donde una figura histórica como Diosdado Cabello hincó la rodilla ante el empuje de Henrique Capriles Radonski, un muchachito de 36 años y aspecto de jugador de béisbol. El chavismo sólo arañó una gobernación (distrito) en Caracas. "Reconozco las victorias opositoras y espero que ellos hagan lo mismo. El éxito es del camino democrático que el pueblo ha escogido", sentenció ayer el presidente.

Ledezma, el flamante nuevo regidor metropolitano, tendió ayer su mano a Chávez y prometió colaboración. "Trabajemos juntos para sacar a esta ciudad del caos y la anarquía", dijo en presencia de los rostros más destacados de la oposición como el ex alcalde de Chacao, Leopoldo López, inhabilitado para estos comicios por irregularidades contables, pero con muchas papeletas para postularse como candidato en la carrera presidencial de 2013, a la que ya no concurrirá Chávez.

López pidió al presidente venezolano que ha llegado la hora de que "abandone para siempre su percepción de ver como enemigos a la mitad del país que no le vota".

Desde el Gobierno, matizaron esta apreciación al señalar "que de medio país en contra, nada de nada". Los datos avalan su reflexión. Al margen del imponente éxito de participación electoral votó el 65,45% de los 17 millones de ciudadanos con derecho a voto, el PSUV logró 5,5 millones de sufragios, un millón más que toda la oposición junta.

Una cifra nada desdeñable que sirvió al oficialismo para lamerse las cicatrices. El chavismo recuperará un estado respecto a las elecciones de hace cuatro años y logra salvar otros cuatro "arrebatados a lo largo de la legislatura por traición de sus gobernadores", apuntó ayer el vicepresidente del PSUV, Alberto Müller. Se refería a Aragua, Guárico, Sucre, y Yaracuy. Müller, general retirado de 83 años, también se felicitó por rescatar 300.000 votos perdidos en el referéndum del pasado año.

Mirando a 2009

Quien ayer daba saltos de alegría era el nuevo alcalde de Maracaibo, el controvertido Manuel Rosales, foco de los dardos del presidente durante toda la campaña. Rosales, a quien acusan de oscuros pagos millonarios durante su etapa como gobernador de Zulia, indicó que "el pueblo nunca se enrumbó por el camino de la maldad".

Ahora, el júbilo casi colectivo y la entelequia de que "una nueva era ha comenzado" se traslada, de verdad, a 2009. Entonces, tocará renovar una Asamblea Nacional que la indolencia y el desprecio de la oposición entregó al PSUV hace tres años.

 

Grandes diferencias entre campo y urbes

1. Chávez gana en 17 estados

El partido del presidente Hugo Chávez ganó en 17 de los 22 estados del país en disputa en los comicios del domingo, pero casi un 44% de los venezolanos serán gobernados por gobernadores de la oposición a nivel regional, según datos oficiales.

2. Éxito en zonas rurales

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que lidera Chávez, obtuvo un triunfo claro en la mayoría de los estados con menor población, principalmente de base agropecuaria.

3. Las grandes ciudades

Las cuatro circunscripciones más pobladas del país y con mayor peso económico y estratégico, los estados de Zulia, Miranda y Carabobo, y la alcaldía mayor de Caracas estarán dirigidas por opositores de diferentes partidos.

4. Alta participación

La participación llegó al 65,45% de los 17 millones de venezolanos con derecho a voto.

Noticias Relacionadas