Lunes, 24 de Noviembre de 2008

Merkel y Sarkozy rechazan la rebaja fiscal de Brown

Vegara también descarta para España una bajada del IVA como la británica

ANDRÉS PÉREZ ·24/11/2008 - 23:03h

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, se agarraron este lunes al anuncio de rebaja del IVA anunciado por el primer ministro británico, Gordon Brown, para recomponerse la unidad franco-alemana, que andaba muy de capa caída. París y Berlín rechazan unánimemente la bajada de impuestos al otro lado del Canal.

"Un descenso generalizado del IVA [contra la crisis], que quizá sea la respuesta para ciertos países, no es la buena respuesta para Francia y Alemania", asestó Angela Merkel al término del Consejo de Ministros franco-alemán celebrado ayer en París.

La canciller germana se declaró más bien partidaria de "ayudas a sectores" como las que ya están siendo examinadas por los parlamentarios alemanes: la suspensión del impuesto de circulación para el automóvil y desgravaciones fiscales para las pymes de servicios y comercio.Nicolas Sarkozy declaró que "Francia comparte el análisis de Alemania". Dando
un paso más, se interrogó si es necesario una rebaja generalizada del IVA "ahora que constatamos un descenso de los precios". Por eso, concluyó en que es mejor "poner los márgenes de maniobra de que disponemos" al servicio de "la inversión, la innovación, la investigación, la escuela, la educación y la formación".

La rebaja del IVA es la medida estrella del plan de reactivación diseñado por el Ejecutivo británico. En España, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, también descartó que se pueda acometer un recorte del IVA como el del Reino Unido, con argumentos similares a los de Merkel y Sarkozy: "La decisión del Reino Unido no tiene por qué ser la misma decisión en España, pues situaciones distintas merecen respuestas distintas", dijo.

Plan de Bruselas

Con el tema del IVA se acabaron las coincidencias entre París y Berlín. Las diferencias llegaron al hablar del plan europeo de relanzamiento que debe ser presentado por la Comisión en Bruselas mañana, por valor de unos 130.000 millones de euros.Acerca del interés francés por tal plan, Merkel subrayó que "el riesgo que corremos hoy, dado que las informaciones no siempre son fáciles de interpretar, es que se confunda acción con precipitación". Sarkozy se limitó a constatar que, acerca del plan de reactivación, "Francia trabaja sobre ello, y Alemania reflexiona sobre la cuestión". No obstante puntualizó que los dos países están "de acuerdo sobre la necesidad de tomar más medidas" y "de hacerlo en coordinación".

Angela Merkel, que ya había hecho saber que no planea rascar el bolsillo de Alemania para el plan de Bruselas, subrayó que Berlín "ya ha emprendido buena parte de esas medidas" de relanzamiento en un marco exclusivamente nacional. Destacó que no examinará su participación en un plan europeo hasta "primeros de enero".

Los ricos británicos pagarán más impuestos

De alguna manera, el primer ministro británico, Gordon Brown, ha puesto definitivamente punto final a la era de Tony Blair, su antecesor en el cargo. Cuando Blair llevó la Partido Laborista al poder en 1997 prometió que no aumentaría las cargas fiscales a las personas con las rentas más altas. Esa promesa pasó ayer a la historia cuando el ministro de Economía británico, Alistair Darling, anunció una subida de cinco puntos, del 40% al 45%, del tope fiscal a las personas que ganen más de 150.000 libras al año a partir de 2011.

Esto implica que los contribuyentes con esas ganancias darán al Estado 45 peniques por cada libra que ganen. Darling tuvo que soportar las críticas de aquellos que pedían la abolición de este impuesto a las rentas más bajas, que es del 10%. Como compensación, el Gobierno de Brown promete dar 145 libras a los 22 millones de trabajadores que menos cobran, 25 libras más de las que había anunciado. Aunque en realidad, estas medidas sólo verán la luz si los laboristas vuelven a ganar las elecciones en 2011.