Lunes, 24 de Noviembre de 2008

El azúcar en sangre estable limita las complicaciones diabéticas

Reuters ·24/11/2008 - 15:59h

Por Martha Kerr

El control adecuado del azúcar en sangre a largo plazo en las personas con diabetes tipo 1 ayuda a reducir el riesgo de enfermedad renal y ocular relacionada con la condición metabólica, sugirió un nuevo estudio.

Los resultados provienen de una observación sobre 1.441 pacientes con diabetes tipo 1 seguidos durante aproximadamente nueve años, como parte del Ensayo de Control y Complicaciones de la Diabetes (DCCT por su sigla en inglés).

Al analizar los niveles de hemoglobina A1C en el tiempo, un indicador estándar del control del azúcar en sangre a largo plazo, los investigadores observaron que la creciente variabilidad de la medición disparaba el riesgo de retinopatía, que es un daño en la retina, y de enfermedad renal diabética.

Específicamente, por cada 1 por ciento de aumento en la hemoglobina A1C, los expertos hallaron que el riesgo de retinopatía aumentaba más de dos veces y el riesgo de enfermedad renal diabética casi se duplicaba.

Los hallazgos sugieren que la estabilidad a largo plazo de la glucosa, y no sólo el promedio de control del azúcar en sangre, predice el riesgo de estas complicaciones, indicó el doctor Eric S. Kilpatrick, de Hull Royal Infirmary en Inglaterra, en una entrevista con Reuters Health.

"Esta es probablemente otra razón para apuntar al control glucémico estable en lugar de sólo un buen control de la glucemia", señaló Kilpatrick.

No obstante, el manejo del azúcar en sangre "es sólo una parte de la historia", añadió. Es tan importante como asegurar que la presión y el colesterol estén "bien controlados", con el fin de disminuir las complicaciones de la diabetes.

FUENTE: Diabetes Care, noviembre del 2008