Sábado, 22 de Noviembre de 2008

Miles de jóvenes recuerdan a Álvaro Ussía junto a la discoteca donde murió

A las oraciones siguieron cinco minutos de silencio, tras los cuales dos amigos de Álvaro leyeron cartas dedicadas a él

AGENCIAS ·22/11/2008 - 00:03h

EFE - Varias personas encienden velas durante la concentración que se ha organizado esta tarde para rendir homenaje a Álvaro Ussía.

Miles de personas, en su mayoría jóvenes, se han manifestado esta tarde junto a la discoteca madrileña El Balcón de Rosales para rendir homenaje a Álvaro Ussía, el chico de 18 años que murió hace una semana supuestamente golpeado por porteros del local.

Convocada por la familia de Álvaro, sus compañeros y el colegio donde estudiaba, el Monte Tabor, en Pozuelo de Alarcón, la manifestción, que duró unos 45 minutos, arrancó con la lectura de varias oraciones leídas por el delegado de Juventud del Arzobispado de Madrid, capellanes del colegio y compañeros del joven fallecido.

A las oraciones siguieron cinco minutos de silencio, tras los cuales dos amigos de Álvaro leyeron cartas dedicadas a él.

Para terminar, se desarrolló una ofrenda floral durante la cual los compañeros y amigos de Álvaro se acercaron a un improvisado altar, donde se había depositado una corona de flores, para dejar las velas y flores que llevaban.

"Muy especial"

Un aplauso espontáneo cerró la concentración, a la que asistió la presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, que durante todo el homenaje permaneció junto a la madre y la hermana de la víctima, a la que agarraba del brazo.

Aguirre le dijo a la hermana de Álvaro: "Tenéis que cuidar mucho a vuestra madre, porque primero quedó viuda y ahora ha perdido a tu hermano..."

El director del colegio, Juan Antonio Perteguer, explicó que se trataba de un acto de reivindicación para que no vuelva a ocurrir lo que le ha ocurrido a Álvaro. Y añadió: "Todos son responsables, la Comunidad, el Ayuntamiento, el Gobierno y los locales de ocio". "Deberían unirse para que no vuelva a suceder", insistió.

Al terminar la manifestación, Aguirre conversó con la madre y con la hermana y les dijo: "Sé que ahora no es el momento, pero para cualquier cosa que necesitéis, lo que sea".La madre le dijo que Álvaro era un chico "muy especial" y que no había podido leer las cartas que le han hecho llegar sus compañeros y amigos.

La afluencia masiva obligó a la Policía Municipal a cortar el paseo de Pintor Rosales entre Marqués de Urquijo y Bailén.

Noticias Relacionadas