Viernes, 16 de Noviembre de 2007

UPN Y PSN retiran a los dos ediles de ANV su representación municipal en varias sociedades

EFE ·16/11/2007 - 15:16h

EFE - Imagen de archivo del presidente de Navarra, Miguel Sanz.

El pleno del Ayuntamiento de Pamplona decidió hoy, con los votos a favor de UPN y PSN y en contra de Nafarroa Bai y ANV, retirar a los dos concejales de esta formación abertzale su representación municipal en varias sociedades, al entender "perdida su confianza" por no haber condenado los recientes atentados de ETA.

Los cargos de los que ahora se les retira son la representación en la sociedad municipal Comiruña y en los centros de salud el Casco Viejo, y son designaciones que el propio pleno aprobó al inicio de la legislatura con los únicos votos en contra de UPN, ya que en aquel momento PSN argumentó que ANV era un partido legal y que hasta entonces no había razón por la que presuponer que no iba a cumplir con lo que requiere representar al consistorio.

El portavoz de UPN, José Iribas, dijo hoy que los ediles de ANV obtuvieron los puestos "por decisión plenaria democrática, no por los votos obtenidos en las elecciones, y por eso ahora el pleno, por decisión democrática, puede retirarles la confianza", porque a juicio de los regionalistas "no tienen legitimidad en origen ni en ejercicio".

Así, rechazó que sea antidemocrático retirarles de estos cargos discrecionales, ya que "lo antidemocrático es lo de ANV: No condenar el terrorismo", dijo Iribas, quien asimismo rechazó "intereses partidistas" en la propuesta, que se basa en "una cuestión de pura ética y moralidad".

Por su parte, la concejala de PSN Maite Esporrín justificó su cambio de postura porque al inicio de la legislatura los ediles de ANV no se habían posicionado sobre los atentados de ETA, pero ahora, cuando han ocurrido y todos los grupos menos éste los ha condenado, han evidenciado que "cuando no se condena es por algo. La condena es lo menos que pueden hacer los partidos democráticos, es el límite entre un lado y otro".

Asimismo aseguró que su grupo estará "encantado de poder devolver a ANV esta representación en el mismo momento en que condene" y subrayó que a estos ediles "no les privamos de ningún derecho que les corresponda por ley, sino de algo que tenemos potestad para dar o quitar".

La portavoz de ANV, Mariné Pueyo, argumentó que su formación "utiliza sus propios criterios y los verbaliza o silencia como considera oportuno. Otra cosa es que no aceptemos vuestras imposiciones", dijo en referencia a que la palabra "condena" sea la que UPN y PSN usan para "intentar vencer al contrario por la fuerza".

Aludió Pueyo a que en los estatutos de ANV ya se plantea su rechazo a la violencia, y añadió que "nosotros estamos por la defensa de todos los derechos para todas las personas en cualquier parte del mundo".

"ANV está donde estaba y no se ha movido ni un pelo", dijo la portavoz, quien mostró un cartel en contra del Amejoramiento del Fuero como otra "muestra de la imposición" de los partidos mayoritarios, lo que llevó a la alcaldesa, Yolanda Barcina, a suspender la sesión hasta su retirada por un agente de policía.

También en contra de la moción votó Nafarroa Bai, cuya portavoz, Uxue Barkos recordó que ANV condena la violencia en sus estatutos y hoy mismo "reprobó" los últimos atentados, un aspecto que reconoció como "avance" pese al cual advirtió a ANV que "los derechos humanos no se defienden desde el matiz".