Jueves, 20 de Noviembre de 2008

Buenas y malas noticias sobre el colesterol en EEUU: estudio

Reuters ·20/11/2008 - 15:43h

Por Martha Kerr

Los niveles de colesterol LDL o "malo" en los estadounidenses adultos disminuyeron a partir de 1980, pero los de los peligrosos triglicéridos casi se quintuplicaron desde entonces, según un estudio presentado en la reunión anual de la Asociación Estadounidense del Corazón.

El doctor Jerome D. Cohen, de la St. Louis University, en Missouri, que presentó los resultados, dijo a Reuters Health que la reducción de los niveles de colesterol LDL revelaría una mayor conciencia en los estadounidenses sobre los peligros de una alimentación rica en grasa.

No obstante, "el aumento acelerado del nivel de los triglicéridos" indica el crecimiento de la prevalencia de la obesidad, que Cohen consideró "una verdadera epidemia".

Esto surge de un análisis de los datos de los estudios llamados US National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES): NHANES II, entre 1976 y 1980; NHANES III, entre 1988 y 1994, y NHANES IV, entre 1999 y 2006.

Los datos de NHANES II revelaron que en 1980 el 48 por ciento de los adultos en Estados Unidos tenía niveles de LDL por encima de los límites óptimos (100 mg/dL o superior). Para el 2006, esa prevalencia había disminuido un 41 por ciento.

"Esto es una gran noticia en sí. Parecería que vamos a alcanzar los objetivos" de la iniciativa Healthy People 2010, dijo Cohen. "Eso se debe a una mayor conciencia (de la enfermedad cardíaca), a dietas más saludables y al aumento del uso de estatinas (para bajar el colesterol)", agregó.

Con el auspicio de la Oficina de Prevención de las Enfermedades y Promoción de la Salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, la iniciativa Healthy People 2010 es un conjunto de objetivos en salud poblacional a alcanzar en la primera década de este siglo.

Pero estas buenas noticias quedarían opacadas en este análisis por las malas, advirtió Cohen. "Los niveles de triglicéridos son casi cinco veces más altos que en la primera encuesta NHANES." Un tercio de los adultos tiene los triglicéridos más altos, precisó el experto.

El problema es que más de un tercio de los estadounidenses es obeso y dos tercios tienen sobrepeso. Para bajar el nivel de triglicéridos, "hay que adelgazar, adelgazar y adelgazar. Necesitamos comer menos, mejor y hacer más ejercicio", insistió Cohen.

"Pagaremos el precio con un aumento de la mortalidad por enfermedad cardíaca", dijo Cohen.

Aunque las estatinas ayudaron bastante a controlar los altos niveles de colesterol LDL, "estamos alcanzando un punto de saturación con el uso de fármacos". También aumentarán los costos de salud, destacó el investigador.