Archivo de Público
Viernes, 16 de Noviembre de 2007

Un 'sinpa' de tres millones de libras

Ésa es la cifra que, presuntamente, el embajador saudí en Londres se ha olvidado de abonar en una serie de compras y andanzas por el mundo, incluída una 'Party night' en un hotel de Casablanca

DANIEL DEL PINO ·16/11/2007 - 12:22h

Hacerte el sueco en un bar y largarte sin abonar el mojito que acabas de apurar no es nada comparado con lo que es capaz de hacer - presuntamente, según cuenta The Guardian - el embajador de Arabia Saudí en Londres. La justicia le reclama al príncipe Mohammed bin Nawwaf bin Abdul Aziz, sobrino del rey Abdullah, tres millones de libras en facturas sin pagar.

Porque la vida de un príncipe no es fácil. Y en ocasiones se ven obligados a comprar dos Chevrolet 4x4 o 43 relojes de lujo por valor de 350.000 libras en 18 meses. Está claro que un embajador nunca puede llegar tarde a los sitios. Menos aún, si le espera una noche en un hotel de Casablanca por 2.500 dólares, algo que podría ser normal si no fuera porque en los libros de cuentas que han caído en manos del Tribunal Supremo, la factura fue archivada con la descriptiva denominación de 'Girls: party night 5'.

Y cuando te pillan sólo tienes dos opciones, o negar la evidencia en plan "no, si no me estaba yendo sin pagar, había salido a buscar a un amigo", o negar la evidencia en plan me busco un abogado y que diga por mí que "esas deudas son anteriores a que a mí me destinaran en Inglaterra". Esto último es lo que ha hecho el príncipe quien, según dicen sus abogados, espera que el tribunal lo entienda y retire todos los cargos. No te queda otra aunque sólo sea porque tu tío no te quite el cargo y te ponga a estudiar.

Para colmo, resulta que el embajador no estaba enterado de que el Tribunal Supremo estaba detrás suyo y cuando aterrizó en Londres esta semana se encontró con que se habían hecho públicas sus cuentas. En ellas hay cuberterías compradas en París por valor de 22.990 euros, un bolso de piel de cocodrilo de 18.770 - los príncipes también tienen familia- o pistolas y espadas antiguas cuyo precio llega a los 66.000.

Es que los príncipes, además, tienen que estar muy bien protegidos. Sólo así se explica un viaje a EEUU para comprar cinco sistemas de visión nocturna (183.000 dólares) que más tarde le instalarían en su Hammer de 39.250. O la exquisita selección de armas que consta en los archivos del tribunal: Dos pistolas checas CZ75D y CZ97B, un rifle de asalto francés , una UZI de origen israelí o una Glock 18C austriaca. Al parecer un arma muy popular en el personal de seguridad de los VIP, cuyo eslogan es "nadie escapa a una ráfaga de balas de nueve milímetros".

Y mientras los documentos describen que las maletas del embajador son unas Delsey y Zero Halliburton de aluminio y su tabaco preferido son unos buenos Cohíba cubanos, los abogados saudíes están manejando la demanda y, pese a todo, esperan que este lío se arregle "con un acuerdo amistoso". Porque cuando un saudí hace un 'sinpa' lo hace en condiciones, pero de buen rollo. 

Consulta aquí los gastos del embajador