Archivo de Público
Viernes, 16 de Noviembre de 2007

El Gobierno provisional jura bajo el estado de excepción entre las críticas de la oposición

EFE ·16/11/2007 - 08:46h

EFE - Imagen de archivo del hasta ahora presidente del Senado de Pakistán, Mohammedmian Soomro.

El Gobierno provisional de Pakistán asumió hoy su mandato ante el presidente, el general Pervez Musharraf, quien aseguró que ésta es la transición "más suave" de la historia del país, mientras la oposición tachó de "inaceptable" el nuevo Gabinete.

El Ejecutivo provisional está integrado por estrechos aliados del general, algo que para la ex primera ministra Benazir Bhutto, líder del opositor Partido Popular de Pakistán (PPP), hace "imposible" que las elecciones legislativas previstas para la primera semana de enero sean "limpias y libres".

En su primera rueda de prensa después de que esta madrugada se retirara la orden de arresto domiciliario que pesaba sobre ella, Bhutto denunció que este Gabinete es "una extensión" del anterior Gobierno e instó de nuevo a Musharraf a que dimita de su doble cargo de presidente y jefe del Ejército.

Musharraf, sin embargo, consideró que "nunca antes Pakistán había tenido una transición de Gobierno tan suave" y "armoniosa" como la actual.

"Pese a ser un hombre en uniforme (en referencia a su cargo de jefe del Ejército), he introducido la esencia de la democracia en Pakistán", declaró el general, que llegó al poder a través de un golpe de Estado incruento en 1999.

En un discurso tras la ceremonia de toma de posesión del Gobierno, Musharraf dijo que Pakistán está "en el camino hacia la democracia" y aseguró que todas sus medidas las toma "en el interés del país".

El nuevo Gobierno provisional está encabezado por el hasta ahora presidente del Senado, Mohammedmian Soomro, en sustitución de Shaukat Aziz, que dejó el puesto de primer ministro la pasada medianoche al concluir oficialmente la legislatura.

Soomro, del partido gobernante PML-Q, fue uno de los candidatos que esta formación presentó a la elección presidencial del pasado 6 de octubre, aunque con ello pretendía sólo "cubrir" a Musharraf en caso de que el Supremo le impidiera concurrir.

Una vez se confirmó que el general podía presentarse, Soomro retiró su candidatura y dio su apoyo público a Musharraf.

El hecho de que tanto Soomro como el resto de los ministros hayan salido de las filas de adeptos al general impide, según Bhutto, que las próximas elecciones legislativas sean neutrales.

Para la ex mandataria, Musharraf debe dimitir y dejar paso a un Gobierno neutral que se haga cargo de esos comicios, para que todos los partidos concurran en igualdad de condiciones.

La líder del PPP aseguró además que seguirá adelante con la campaña de protestas contra el estado de excepción y reiteró su llamamiento a todos los partidos de la oposición a unirse para hacer frente a Musharraf.

Detalló que ya ha mantenido contactos con varios líderes políticos, incluido el exiliado ex primer ministro Nawaz Sharif, líder de la Liga Musulmana de Pakistán-N, quien ayer afirmó desde Arabia Saudí que estaba dispuesto a trabajar con Bhutto "para lanzar una lucha conjunta contra el dictador".

El levantamiento del arresto domiciliario de la ex primera ministra se produjo en vísperas de la llegada a Pakistán del "número dos" del Departamento de Estado de EEUU, John Negroponte, que tiene previsto aterrizar en el país asiático para presionar a Musharraf a fin de que restaure la Constitución.

El general decretó el estado de excepción el 3 de noviembre, escudándose en el aumento de la violencia extremista y la injerencia de la judicatura superior en la política del Gobierno.