Jueves, 20 de Noviembre de 2008

Tratamiento temprano es lo mejor para bebés infectados con VIH

Reuters ·20/11/2008 - 13:55h

Por Gene Emery

En lo que respecta a tratar a los bebés que nacen con el virus del sida, cuanto antes se actúe, mejor, indicó un grupo de investigadores.

Un estudio realizado en Sudáfrica a 337 bebés reveló que administrar a los recién nacidos terapias contra el VIH, en lugar de esperar que los exámenes habituales muestren un mayor riesgo de contraer la enfermedad, disminuye ampliamente la tasa de muertes.

Cuando los médicos esperaban para aplicar el tratamiento hasta que se manifestaran síntomas de sida o hasta que las células T CD4 del sistema inmune cayeran a niveles bajos, la tasa de muerte era del 16 por ciento, indicaron los autores en New England Journal of Medicine.

Pero entre los bebés que comenzaron a recibir la terapia inmediatamente, generalmente a las siete semanas de vida, sólo el 4 por ciento murió después de unas 40 semanas de atención.

La directora del estudio, doctora Avy Violari, de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo, dijo que los resultados ya hicieron que los funcionarios de Estados Unidos, Europa y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienden este año el tratamiento inmediato de los bebés infectados.

Antes de eso, los médicos eran aconsejados a tomar un enfoque individual en la atención de los bebés que eran infectados por sus madres durante el nacimiento o la lactancia.

"Este fue un ensayo histórico", dijo Violari en una entrevista telefónica.

Más de un tercio de las muertes se produjeron en el hogar, antes de que las personas a cargo del cuidado se dieran cuenta de que algo andaba mal. La neumonía y la gastroenteritis fueron las principales causas.

"El VIH atacaba el sistema inmune en desarrollo de manera muy rápida. El deterioro era muy veloz y, a menos que viera a los bebés a diario, no se podían detectar cambios significativos que impulsaran al médico a iniciar el tratamiento", explicó Violari.

"El otro tema es que las señales (de problema) son tan sutiles que no brindan una buena advertencia a los padres", agregó la autora.

La investigadora dijo que los controles tempranos en los recién nacidos son costosos y que identificar a los bebés infectados será un gran desafió para los países en desarrollo.

"Llevará unos años hasta que se establezcan los diagnósticos tempranos en los bebés", consideró Violari.

El estudio, conocido como ensayo CHER, fue diseñado para ver si la terapia temprana del VIH brindaría al sistema inmune del bebé el tiempo necesario para desarrollarse y aprender formas de evitar la enfermedad letal.

El estudio se terminó antes de tiempo porque los resultados fueron muy drásticos y, consecuentemente, todos los niños que no estaban siendo tratados recibieron los fármacos contra el virus.

El VIH infecta a alrededor de 33 millones de personas en todo el mundo. En el 2007, 370.000 niños se infectaron con el virus y un total de 2 millones padecen la condición letal e incurable actualmente.

Los cócteles de medicación pueden suprimir el virus y mantener a los pacientes saludables, pero suelen ser costosos y difíciles de conseguir. Por el momento no existe una vacuna.

Los expertos aseguran que administrar a la madre y al bebé medicamentos contra el VIH cerca del momento del parto puede reducir las posibilidades de transmisión.