Jueves, 20 de Noviembre de 2008

El futuro presidente de EEUU no aceptó el plan de paz árabe

El consejero de Obama para Oriente Próximo desmiente a los dirigentes palestinos

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·20/11/2008 - 08:00h

AFP - Un cartel de Arafat y Abbás preside un desfile.

Todavía no ha entrado en la Casa Blanca, pero la incipiente administración de Barack Obama ya ha comenzado a sembrar confusión y desconcierto en Oriente Próximo con filtraciones contradictorias y desmentidos rotundos relacionados con el conflicto entre Israel y los palestinos.

Su consejero para asuntos de la región, Dennis Ross, desmintió ayer que el presidente electo dijera el pasado mes de julio que apoyaba el plan de paz árabe que promueve el reconocimiento de Israel por parte de los países árabes a cambio de una retirada completa de los territorios ocupados en 1967.

"Yo estuve en la reunión de Ramala [con el presidente Mahmud Abás, en julio]. El entonces senador no dijo eso; la historia es falsa", declaró Ross, a quien los árabes recuerdan como un alto funcionario de la administración Clinton que no logró ningún resultado durante casi una década.

Sin embargo, la historia no sólo ha sido acreditada por los dirigentes palestinos. El mismo presidente de Israel, Simón Peres, manifestó ayer que Obama le dijo en julio que "estaba muy impresionado" por la iniciativa árabe.

Peres desmintió la parte más controvertida de las supuestas palabras de Obama, quien también habría dicho que sería una "locura" que Israel impugnara un acuerdo de paz con el mundo musulmán.

Base para un acuerdo

Los dirigentes israelíes han rechazado en numerosas ocasiones el plan del rey saudí Abdullah en 2002, aunque el propio Peres elogió hace unos días la iniciativa al considerarla una buena base para un acuerdo. En su calidad de presidente, las palabras de Peres no tienen peso específico en la política israelí.