Viernes, 16 de Noviembre de 2007

Mueren 425 personas y miles resultan heridas por el ciclón "Sidr" en Bangladesh

EFE ·16/11/2007 - 08:48h

EFE - Ciudadanos bengalíes que viven cerca de la costa son evacuados hacia los refugios levantados en el Bazar de Cox ante la amenaza del ciclón "Sidr"

Al menos 425 personas han muerto y miles se encuentran heridas debido al paso por Bangladesh del ciclón "Sidr", que ha arrancado miles de árboles y ha destruido casas y líneas eléctricas en todo el país, informó la agencia bengalí UNB.

El ciclón arrasó la línea costera de Bangladesh, donde unas 600.000 personas habían sido evacuadas ante la magnitud del huracán que, con vientos de hasta 240 kilómetros por hora, levantó una gran ola que arrastró cuanto encontró a su paso.

Con muchas zonas incomunicadas, la agencia bengalí UNB realiza un cómputo distrito a distrito que arroja ya la cantidad de 425 muertos y miles de heridos, aunque pocas horas antes un portavoz del Gobierno había asegurado que los fallecidos eran 233, a falta de tres áreas.

"El cómputo de muertos puede subir rápidamente", dijo al respecto el superintendente de Policía del distrito de Patuakhali, Abú Saleh M. Raihan.

La mayoría de los muertos son personas que se refugiaron en sus pequeñas casas de bambú y hojalata, insuficientes para protegerles del huracán.

El ciclón llegó anoche al sur de Bangladesh, luego se desplazó hacia el centro del país, donde está situada la capital, Dhaka, y ya convertido en tormenta tropical, se desplazó hacia las regiones indias de Tripura y Assam.

Muchas zonas, incluida la propia Dhaka, se encuentran sin electricidad debido a los fuertes vientos, que se han llevado por delante los tendidos eléctricos.

El aeropuerto internacional capitalino ha suspendido sus operaciones, mientras el mayor puerto del país, situado en la sureña ciudad de Chittagong, también permanece hoy cerrado.

Ayer, jueves, las autoridades bangladeshíes evacuaron a cerca de 600.000 personas de las áreas en riesgo, después de que Meteorología alertara de que la tormenta oceánica podía aumentar los niveles de las aguas del mar más de 4,5 metros en zonas costeras, con lo que inundarían muchas áreas.

Las autoridades están ahora preocupadas por el destino de decenas de pequeñas embarcaciones que no pudieron regresar a la costa debido al huracán.

En la memoria de los bangladeshíes está todavía la imagen del ciclón que asoló el país en 1991 y causó la muerte de 150.000 personas tras levantar una ola de ocho metros.

Bangladesh es un país azotado habitualmente por los huracanes, y según los cálculos de los meteorólogos, en los últimos 125 años las costas han sido golpeadas por 80 grandes tormentas que han acabado con la vida de 2 millones de personas y han dejado sin casa a decenas de millones.