Martes, 18 de Noviembre de 2008

Asocian bajos niveles de vitamina D con aumento de la presión

Reuters ·18/11/2008 - 14:28h

Un nuevo estudio indica que los niveles bajos de 25-hidroxivitamina D, que es una proteína indicadora del nivel de vitamina D en la sangre, están asociados de manera independiente con un aumento del riesgo de desarrollar presión alta.

La investigación fue publicada en la revista Hypertension.

Estudios previos demostraron que los niveles de 25(OH)D y la exposición a la radiación UVB están asociados con una reducción de la presión, pero no existen investigaciones definitivas, escribió el equipo del doctor John P. Forman, del Brigham and Women's Hospital, en Boston.

El equipo realizó un estudio sobre 1.484 mujeres sanas participantes del segundo Nurses' Health Study. Los casos se compararon con un grupo de control de la misma edad, etnia y otras características. Las participantes tenían unos 43 años.

Las pacientes del grupo de casos tenían un nivel promedio de 25(OH)D significativamente menor que la cohorte de control (25,6 frente a 27,3 ng/mL).

A diferencia de las mujeres con los niveles más altos de 25(OH)D, las que presentaban las cantidades más bajas corrían un 66 por ciento más de riesgo de tener presión alta.

El 65,7 por ciento de las mujeres tenía deficiencia de vitamina D. En ese grupo, la posibilidad de desarrollar presión alta era un 47 por ciento mayor que en la cohorte con niveles normales de la vitamina.

"Dado que el 65,7 por ciento de las mujeres tenía deficiencia de vitamina D, el riesgo poblacional de desarrollar hipertensión por deficiencia de vitamina D es de 4,53 nuevos casos por cada 1.000 mujeres jóvenes al año", indicaron los autores.

"Si esa asociación es causal, la deficiencia de vitamina D causaría el 23,7 por ciento de todos los nuevos casos anuales de presión alta entre las mujeres jóvenes", añadió el equipo.

Los investigadores opinan que se necesitan estudios al azar para determinar si el uso de suplementos de vitamina D reduciría la presión arterial.

FUENTE: Hypertension, noviembre del 2008