Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Japón también se suma al club de los países en recesión

El PIB cae un 0,1% en el tercer trimestre por la debilidad del consumo doméstico

PÚBLICO.ES ·17/11/2008 - 22:47h

La economía japonesa cayó un 0,1% en el tercer trimestre del año, después de un descenso del 0,9% en el segundo, lo cual confirma su entrada en recesión. Japón se une así a varios países europeos, como Alemania e Italia, que también acumulan un crecimiento negativo de su Producto Interior Bruto (PIB) durante al menos dos trimestres consecutivos.

Uno de los factores decisivos en la caída de la producción es la fragilidad del consumo privado. Entre julio y septiembre todavía se registró un ligero aumento, del 0,3%, respecto al trimestre anterior, pero los analistas creen que se trata de un incremento pasajero provocado por el aumento de la adquisición de productos relacionados con los Juegos Olímpicos, como los televisores, entre otros factores estacionales. La inversión descendió en el trimestre un 1,7%, y la exportación de bienes, otro de los puntos fuertes de la economía nipona, también se resintió.

Ahorro pero no gasto

Lo paradójico es que el estancamiento de las principales variables macroeconómicas se produjo a pesar del sostenido crecimiento de los niveles de ahorro y del todavía bajo nivel de desempleo. Las estadísticas revelan que los depósitos a plazo de los japoneses ha crecido en todos los meses de lo que llevamos de año. Transformar ese dinero en consumo es el gran reto de las autoridades del país. El estímulo monetario no es una opción fácil, porque los tipos de interés están ya en un mínimo nivel del 0,3% y no hay margen para nuevos recortes, aunque el Gobierno que dirige el primer ministro Taro Aso sí podría decidir imprimir dinero para dar un empujón a la economía.

Otra posibilidad es incrementar el gasto público, pero Japón ya es el país rico con mayor nivel de endeudamiento. Por otra parte, una encuesta entre analistas profesionales elaborada por la Reserva Federal de Filadelfia concluye que la economía estadounidense se encuentra en recesión, una situación que se prolongará hasta el segundo trimestre de 2009, mientras que la tasa de paro alcanzará el 7,7% en el cuarto trimestre del próximo año.