Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Corbacho quiere sacar a los prejubilados de la lista del paro

Los registros del Inem podrían alterarse en cientos de miles de personas

B.C.B. ·17/11/2008 - 23:39h

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, consideró ayer que los trabajadores que hayan obtenido la prejubilación no deberían ingresar en las listas del paro. Corbacho realizó esta propuesta en una intervención organizada por la asociación Sabadell Universitat, pocas horas después de conocerse que el Ministerio de Trabajo aprobará el Expediente de Regulación de Empleo de Telefónica (ver información adjunta).

El titular de Trabajo destacó que España tiene "un problema estructural con las cifras del paro", que se engrosan con la inclusión de los trabajadores prejubilados que por ley se incorporan a las mismas. "Tendremos que resolver este problema, no para quitarle importancia al paro, sino para poder beneficiar a aquellas personas que estén en edad de trabajar, que estén buscando empleo y no lo encuentren", señaló Corbacho.

Filtro al paro

De esta forma, Trabajo podría estar perfilando una posible modificación del cómputo del desempleo, que eliminaría de las listas de paro registrado a cientos de miles de prejubilados. Y es que los expulsados por el mercado laboral antes de la edad reglamentaria de jubilación, pasan a cobrar una prestación por desempleo los dos primeros años de su retiro, por lo que aparecen reflejados en las listas del paro. Después, y hasta que cumplen los 60 años (edad reglamentaria para acogerse a la jubilación anticipada) pueden seguir apareciendo como demandantes de empleo en las estadísticas.

La posible modificación de Corbacho se sumaría a una reforma de la contabilidad del paro registrado efectuada por el anterior ministro, Jesús Caldera, y por la que se excluyó a aquellos demandantes de empleo que necesitarán un curso de formación para cambiar de sector de trabajo. La modificación excluyó a más de 22.000 demandantes de empleo de las cifras oficiales en el dato de marzo, cuando se utilizó por primera vez.

No está claro cómo se desagregaría estadísticamente a los prejubilados pero sí que alterará de forma profunda la contabilidad del paro debido al uso masivo que se ha hecho de la figura de la prejubilación en los últimos años. Algunos expertos cifran en más de 300.000 los prejubilados, muchos de ellos concentrados en la banca (donde se ha retirado a más de 100.000 trabajadores) y en el sector de las telecomunicaciones. Por ahora, el Inem diferencia ya a aquellos que tienen un empleo y quieren compaginarlo con otro o cambiarlo y a aquellos con disponibilidad limitada. Algunos prejubilados también desean encontrar otro trabajo pero otros no, así que será difícil catalogarlos en un único grupo. Corbacho ha mantenido una postura muy beligerante en contra de las prejubilaciones como solución a la crisis y aunque sea difícil cambiar la ley para eliminarlas, al menos puede alterar la estadística.