Lunes, 17 de Noviembre de 2008

Tíbet plantea una nueva estrategia frente al dominio chino

El Dalai Lama quiere que esta reunión en la India sirva para examinar todos los aspectos de la política actual hacia China y escuchar una amplia variedad de puntos de vista

OTR/PRESS ·17/11/2008 - 19:35h

MANPREET ROMANA/AFP PHOTO - Monjes tibetanos en el exilio en el templo de Tsuglakhang en la ciudad india de Dharamshala.

Tras las protestas en el Tíbet a principios de este año y los conflictos con la antorcha olímpica, el problema tibetano vuelve a llamar la atención mundial. Desde este lunes y durante seis días, cientos de exiliados tibetanos convocados por el Dalai Lama se reúnen para discutir el futuro de su estrategia contra el dominio chino en el Tíbet e impulsar una mayor autonomía de su país.

La reunión se ha celebrado en el lugar de residencia en el exilio del Dalai Lama y sede del gobierno en el exilio, la ciudad india de Dharamsala. El representante del Dalai Lama en Londres, Tsering Tashi, asegura que independientemente de la postura que se adopte tras esta reunión, "la lucha tibetana no quiere tomar una postura violenta".

Alrededor de un millar de personas se reúnen esta semana en una escuela de Dharamsala para asistir a la ceremonia inaugural de la reunión, de la que podría surgir un cambio en la postura del líder espiritual para abogar más por la autonomía que por la independencia para el Tíbet.

¿Autonomía o Independencia?

Sin embargo, esta reunión se celebra después de que hace un mes el Dalai Lama asegurara que teme que sus esfuerzos para negociar con las autoridades chinas por un "camino intermedio" (la búsqueda de la autonomía pero no la plena independencia) hayan llegado a un callejón sin salida. Ahora quiere que esta reunión sirva para examinar todos los aspectos de la política actual hacia China y escuchar una amplia variedad de puntos de vista.

Esta disparidad de criterios se observó desde el principio entre los asistentes. Así, mientras algunos de los delegados reunidos en Dharamsala sostienen que no hay otra alternativa que continuar la campaña por la autonomía, otros argumentan que ahora es el momento para pedir la plena independencia.

Pero en general son muchos los tibetanos que se sienten frustrados por la falta de progreso en las conversaciones con China, quien a principio de mes volvió a rechazar una demanda de autonomía, durante la octava ronda de conversaciones entre funcionarios chinos y los enviados del Dalai Lama.

"La lucha tibetana no quiere violencia"

"De la 'sesión de tormenta de ideas' de esta reunión podría surgir más de una línea dura de estrategia", explicó Tsering Tashi, representante del Dalai Lama en Londres, en declaraciones a la BBC.

"Es posible que incluso para impulsar la independencia. Los tibetanos tenemos derecho a la independencia. Nuestra historia es prueba de ello", defendió. Pero Tashi aseguró que "la lucha tibetana no quiere tomar una postura violenta".

La mayoría de los tibetanos asegura que seguirían cualquier decisión del Dalai Lama

Además, esta reunión no sólo escuchará las opiniones de los asistentes.El portavoz del gobierno tibetano Karma Choephel aseguró que antes de su celebración han consultado a miles de tibetanos sobre sus opiniones políticas. Así, más de 5.000 piden un cambio en la política, mientras que 2.000 aseguran que debería seguir como ésta. Mientras, la mayoría de 8.000 tibetanos aseguraron que seguirían cualquier futura decisión adoptada por el Dalai Lama.

En relación a este gran respaldo que tiene el Dalai Lama, Palden Tsering, líder del Congreso de la Juventud Tibetana en Nueva York, cree que tras esta reunión habrá un "debate caliente".

"Algunas personas creen ciegamente todo lo que dice el Dalai Lama.Es muy importante que sean conscientes de que la estrategia del Dalai Lama no está funcionando", asegura Tsering.

Pekín continúa escéptico 

Por su parte, China ha asegurado que esta reunión no tiene sentido y que los participantes no representan al pueblo tibetano.

Además, según el portavoz del gobierno tibetano, Pekín había presionado al Gobierno indio para evitar la reunión de los exiliados. Mientras algunos funcionarios chinos aseguraron la semana pasada que, aunque la puerta a la independencia del Tíbet está cerrada, la puerta al diálogo siempre está abierta.

La salud quebradiza del Dalai Lama

Esta necesidad de discutir sobre el futuro ha recibido un impulso ante la preocupación por la salud del Dalai Lama, que tuvo que ser hospitalizado el pasado agosto e intervenido quirúrgicamente en octubre. Tsering Palden espera que de la reunión salga un posible sucesor.

"El Dalai Lama tiene un lugar especial en los corazones de cada tibetano. Si podemos encontrar a alguien avalado por el propio Dalai Lama, se hará la transición de liderazgo más fácil", explica.