Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

Gates amenaza con recortar 200.000 puestos si el Congreso rechaza la financiación a Irak

EFE ·15/11/2007 - 06:06h

EFE - El Secretario norteamericano de Defensa, Robert Gates (i), atiende a la prensa luego de reunión con legisladores en el Capitolio para solicitar más dinero para las guerras de Irak y Afganistán.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, anunció hoy que si el Congreso no aprueba el proyecto del ley para financiar las guerras de Irak y Afganistán ordenará al Ejército y la Marina que desarrollen planes de recorte de hasta 200.000 puestos de trabajo.

En declaraciones a los periodistas en el Pentágono, Gates señaló que no tiene ni el dinero ni la flexibilidad suficiente como para reasignar fondos de otras partes y que cubra de forma adecuada los costes de las operaciones militares en Irak y Afganistán.

"Hay una percepción errónea de que este Departamento puede seguir financiando nuestras tropas por tiempo indefinido a través de maniobras financieras y que podemos trasladar el dinero de un sitio a otro, eso no es así", dijo.

El secretario de Defensa añadió que sólo tiene capacidad para maniobrar 3.700 millones de dólares, que en su opinión, solo da para los gastos de una semana.

Así, según Gates, en caso de que demócratas y republicanos no aprueben un proyecto de ley se verá obligado a cesar operaciones en bases del Ejército para mediados de febrero, recortar 100.000 empleos en el Departamento de Defensa y el mismo número de contratistas civiles.

Un mes después se tendría que tomar una medida similar que afectará al Cuerpo de Infantes de Marina, señaló Gates.

Este miércoles la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la asignación de 50.000 millones de dólares para la guerra en Irak en un proyecto que incluye el comienzo de la retirada militar de ese país y que el presidente estadounidense, George W. Bush, ha prometido vetar.

La iniciativa, aprobada por 218 votos a favor y 203 en contra, establece que el comienzo del retorno de las tropas para los próximos meses con el objetivo de terminar las actividades de combate en Irak en diciembre del próximo año.

Fuentes legislativas indicaron que es poco probable que la medida sea aprobada por el Senado y que si eso llegara a ocurrir el proyecto será vetado por Bush.