Archivo de Público
Viernes, 16 de Noviembre de 2007

Interior quiere "entrar a fondo en las finanzas de ETA"

Rubalcaba admite la "dificultad" de cortar de cuajo los ingresos de la banda

GUILLERMO MALAINA ·16/11/2007 - 07:30h

EFE - Alfredo Pérez Rubalcaba, ministro del Interior, en una reciente rueda de prensa.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, admitió ayer la “dificultad” de las Fuerzas de Seguridad del Estado para anular el aparato de financiación de ETA, y anunció por ello su propósito de estrechar más el cerco sobre la organización terrorista. “Vamos a volcarnos en entrar a fondo en las finanzas de ETA”, afirmó.

El ministro del Interior hizo estas declaraciones en Bilbao, donde mantuvo distintas reuniones con cargos socialistas, empresarios vascos y responsables policiales. Su anuncio de reforzar el control sobre las fuentes de ingresos de ETA se produce, precisamente, un día después de que la Fiscalía de París ordenase una operación inédita en el País Vasco francés con registros en cuatro herriko tabernas –sedes de Batasuna– en Bayona, Hendaia y Ziburu, por su presunta implicación en la financiación de la banda.

Rubalcaba manifestó que, pese a los “éxitos muy notables” de la lucha antiterrorista, “es verdad que hay una zona de acción de ETA [el aparato de financiación] en la que las Fuerzas de Seguridad han entrado con más dificultad”. “No les oculto”, agregó ante los periodistas, “que mi pretensión es que esa oscuridad desaparezca y que, por tanto, vamos a volcarnos en entrar a fondo en las finanzas de ETA”.

Apoyo a la patronal

El máximo responsable de Interior quiso enviar, no obstante, un mensaje tranquilizador a los empresarios por su respuesta ante la exigencia por parte de la banda terrorista del pago del impuesto revolucionario. “No se les puede reprochar nada. Su situación es muy compleja y delicada”, recalcó.

Otro frente abierto aún por el Ministerio del Interior está dirigido a evitar la reorganización de la Mesa Nacional de Batasuna tras el encarcelamiento de la mayor parte de sus dirigentes. Desde el convencimiento de que esta formación “no es capaz ni de ir a la esquina sin pedir permiso a ETA”, Rubalcaba aseguró que este partido “está viendo cómo se reorganiza para apoyar la vuelta a la violencia de ETA. Eso es lo que el Estado no debe consentir”.

A su juicio, la lucha antiterrorista se encuentra en un momento “complejo” después del atentado trampa contra la Ertzaintza de Getxo (Vizcaya) y el sufrido por un escolta en Bilbao hace un mes. Así, adelantó que el Gobierno podrá satisfacer “muy pronto” la petición del colectivo de vigilantes privados para disponer de su arma todo el día: “Es lógico facilitarles su autoprotección. La fórmula la tendremos muy pronto encima de la mesa”.

Interior no atenderá, sin embargo, la exigencia del consejero vasco del ramo, Javier Balza, que, tras el atentado de Getxo, acusó al Ejecutivo socialista de “boicotear” que la Ertzaintza pueda investigar en Francia. Rubalcaba se limitó a decir que “las relaciones entre las Fuerzas de Seguridad han mejorado; hoy tenemos, probablemente, los esquemas de coordinación mejores de los que nunca hemos dispuesto”.