Viernes, 14 de Noviembre de 2008

"La valla es una máquina de matar"

José Palazón, de la ONG Prodein

·14/11/2008 - 22:28h

¿Hasta qué punto preocupa en Melilla la rotura de la valla fronteriza?

No creo que a la población le preocupe excesivamente, pero los políticos sí que sacan tajada de esa situación. La rotura de la valla viene siendo el tema estrella desde hace unas semanas para hacerse reproches entre ellos.

¿Se llega a utilizar políticamente la valla?

Se han usado los intentos de entrada de pequeños grupos de inmigrantes para llamar la atención y mantener y dar un impulso a la política de reforzamiento de fronteras de la Unión Europea. En definitiva, para mantener a un enemigo que sea visible, una amenaza que justifique el mantenimiento de las políticas y el gasto que ocasiona el mantenimiento de las fronteras exteriores.

¿Cómo es la situación de los inmigrantes tras cruzar?

Por primera vez desde el año 2005, los inmigrantes que logran entrar en la ciudad no son detenidos y expulsados ilegalmente. La actuación de las fuerzas de seguridad españolas está siendo la que marca la ley, es decir, se les traslada a la comisaría y se les abre un procedimiento de expulsión. Mientras éste se tramita, son ingresados en el CETI de Melilla.

¿Se producen situaciones de violencia cuando los inmigrantes tratan de cruzar la valla?

Se ha producido un repunte preocupante de la violencia durante las entradas. Pero dicha violencia no viene provocada por los inmigrantes en general. Es la violencia con la que reprimen la policía marroquí y la española los intentos de entrada lo que nos preocupa. Tenemos muy presentes las consecuencias del empleo de material antidistubios en el año 2005. Muchos inmigrantes murieron.

¿Existen los mismos problemas con o sin valla?

Creo que existen más problemas con la valla. Creemos que es la única frontera del mundo donde guardias armados han fusilado a inmigrantes y donde el propio obstáculo es en sí una máquina de matar.

¿Sirve para algo?

Las entradas de inmigrantes a Melilla no han bajado. Cuantitativamente, la valla no ha servido de nada.

Noticias Relacionadas