Viernes, 14 de Noviembre de 2008

Evo Morales expulsa a la CIA de Bolivia

El presidente boliviano ha expulsado a la agencia de inteligencia estadounidense ya que, según Morales, "no existe ninguna norma que habilite su presencia en el territorio nacional"

PÚBLICO.ES / EFE ·14/11/2008 - 18:16h

EFE/ABI - Evo Morales en el acto de celebración de 198 aniversario del Ejército en La Paz de ayer, donde ratificó su rechazo a la "intromisión extranjera"

El Gobierno boliviano ha prohibido la presencia en el país de la Agencia Central de Información de EEUU (CIA), un día después de anunciar que el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) no volverá a Bolivia mientras esté en el poder Evo Morales.

"No existe ninguna norma que habilite la presencia de esos agentes en el territorio nacional, y de verificar su presencia en el país sería un gravísimo atentado a nuestra soberanía", dicho hoy en una rueda de prensa el viceministro boliviano de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti. El Gobierno está investigando la presencia en el país de "agentes externos o de bolivianos que sirvan a agentes externos", ha agregado el viceministro.

Primero fue la DEA

El jueves, Morales afirmó que la DEA no volvería al país mientras él siguiera en el Gobierno, con lo que ratificó la orden de principios de noviembre por la que decidió suspender las operaciones en Bolivia de esa agencia antidrogas al acusarla de conspiración y espionaje, y cuyos agentes tienen un plazo de tres meses para abandonar el territorio.

Las relaciones entre La Paz y Washington pasan por un momento crítico ya que, además, Morales expulsó en septiembre al embajador de Estados Unidos, Philip Goldberg, al acusarle de conspirar contra su Gobierno y financiar a la oposición. La administración del presidente George W. Bush respondió declarando también persona non grata al representante diplomático boliviano en Washington, Gustavo Guzmán.

Además, Estados Unidos ha iniciado un proceso para suprimir a Bolivia los beneficios arancelarios que concede a los países andinos por sus esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico, al considerar que el Gobierno boliviano no cumple con esos objetivos.