Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

La ONU exige a Irán más cooperación nuclear

El informe del OIEA confirma la puesta en marcha de 3.000 centrifugadoras

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·15/11/2007 - 20:53h

Ahmadineyad se dirige a los parlamentarios iraníes en una sesión dedicada al programa nuclear.

Un informe en el que cada parte escogerá las frases que mejor le convengan. El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) certificó ayer sus últimas conclusiones sobre la actividad nuclear iraní: Teherán ha sido transparente en algunos puntos pero quedan varios interrogantes.

Uno de ellas se refiere a la expansión del programa nuclear de la república islámica. El informe certifica que el número de máquinas centrifugadoras destinadas al enriquecimiento de uranio llega a las 3.000 a pesar de las demandas de la ONU para que lo detenga. La mayoría de ellas se encuentra en la central de Natanz. Según la información redactada por el director general del organismo, Mohamed El Baradei, durante los últimos 10 meses, Irán ha convertido en estas instalaciones 1.240 kilos de hexafluoruro de uranio (UF6), un material precursor del uranio enriquecido. Algunos expertos alertan de que, de seguir a este ritmo, los iraníes pueden tener en 18 meses el material radiactivo necesario para fabricar una bomba atómica.

Producción de energía

Fuentes diplomáticas conocedoras del informe negaron valor a estas afirmaciones al asegurar que las 3.000 centrifugadoras están diseñadas para producir uranio "poco enriquecido" cuyo destino es la producción de energía eléctrica y, además, "están funcionando a un ritmo muy lento".

La OIEA también confirmó ayer que, al contrario de lo exigido por el Consejo de Seguridad de la ONU, Teherán continúa adelante en la construcción de un reactor nuclear de agua pesada. Sin embargo, a pesar de que los responsables internacionales indican que la información recibida por Irán sobre su actividad nuclear "ha menguado desde 2006", las autoridades iraníes "han dado acceso suficiente" a sus inspectores y "han respondido de forma puntual a sus preguntas".

Por un lado, los responsables de la OIEA confirman que la república islámica "está cumpliendo con el calendario acordado". Por otro, señalan que la cooperación "está siendo más reactiva que proactiva para realizar plenamente el plan de trabajo". Por tanto, la información que entregan es insuficiente.

Precisamente El Baradei insiste en su informe que es necesario que Irán ratifique el Protocolo Adicional del TNP, el que permite visitas sin aviso previo a todas las instalaciones nucleares. Los iraníes recibieron el informe del OIEA con gran satisfacción. El presidente, Mahmud Ahmadinejad, aseguró que queda demostrado la verdad sobre sus planes nucleares y que, por lo tanto "era correcto resistir la presión de Occidente".

Para Washington, el informe confirma sus sospechas. Irán sólo da "respuestas parciales", con lo que no hay motivo para negarse en el Consejo de Seguridad de la ONU a una tercera ronda de sanciones, a las que se oponen China y Rusia.


El Reino Unido tampoco se sintió optimista con los resultados y ayer exigió a Irán que clarifique más su programa nuclear. De lo contrario, señalaron fuentes de Londres, seguirá vigente la ofensiva diplomática para reclamar más sanciones de la Unión Europea y de la ONU contra Teherán.