Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

El sector público se suma a un apagón que no secundan los ciudadanos

EFE ·15/11/2007 - 08:18h

EFE - La Alhambra de Granada ha quedado hoy a oscuras al participar la ciudad en el apagón ecológico de cinco minutos, convocado por numerosas organizaciones ecologistas y sindicales bajo el lema `Frente al cambio climático: actúa ya´.

El sector público, los colectivos sociales y los partidos políticos secundaron hoy el "apagón" de cinco minutos convocado por ecologistas y sindicatos para concienciar a la sociedad sobre la necesidad de combatir el cambio climático, un gesto que, sin embargo, no ha sido secundado por los ciudadanos.

Según los datos aportados a Efe por Red Eléctrica de España (REE), gestor técnico del sistema eléctrico, la variación en la curva de demanda de energía ha sido prácticamente "inapreciable" con las mismos picos de consumo que en cualquier otro momento, un dato que contrasta con lo que ocurrió en el apagón convocado el pasado 1 de febrero, cuando cayó 1.000 megavatios.

Sin embargo, monumentos y lugares emblemáticos de toda España, como la Puerta de Alcalá en Madrid, la Giralda de Sevilla, la Mezquita de Córdoba, la Sagrada Familia de Barcelona, la Alhambra en Granada, el Kursaal en San Sebastián, la Ciudad de las Artes y las Ciencias en Valencia, la Expo Zaragoza 2008 o el Congreso de los Diputados quedaron a oscuras entre las 20:00 y las 20:05 horas.

El presidente de REE, Luis Atienza, explicó antes del apagón que una caída de 1.000 megavatios la manejarían "con una gran normalidad" porque es el equivalente a que se pare una central nuclear y que el problema sería si fuesen 2.000 ó 3.000 megavatios.

Aunque aseguró que comparte el objetivo de concienciar a la población sobre la importancia del ahorro y la eficiencia energética alertó sobre iniciativas como la de hoy porque, dijo, "pueden generar una inestabilidad en el sistema eléctrico que puede tener consecuencias graves".

La convocatoria coincide con la reunión en Valencia del Grupo Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés) de la ONU, que aprobará el documento de síntesis del IV Informe de Evaluación sobre el cambio climático, aprobado un día después del anterior apagón.

Precisamente, en Valencia, la mayor parte de los edificios públicos, a excepción de hospitales y centros de salud, secundaron el apagón que, como ha sucedido en el resto de España, no tuvo prácticamente incidencia en domicilios particulares, comercios y empresas.

Los miembros de la ONU que participan en la reunión asistieron a la concentración convocada en la plaza de la Virgen de Valencia, donde han desplegado un gran lazo verde y han encendido velas.

La propuesta de apagón ha sido seguida por el Gobierno, a través del Ministerio de Medio Ambiente, partidos políticos como el PSOE, PP e IU, numerosas administraciones públicas, sobre todo ayuntamientos, animados por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) que apagaron el alumbrado de vías públicas, dependencias municipales y lugares públicos.

La iniciativa se suma a las que ya se han hecho en otras ciudades europeas para sensibilizar a los ciudadanos y a las administraciones del problema del cambio climático; la última tuvo lugar en París el pasado 23 de octubre.

Algunas ciudades españolas han adoptado ya medidas de carácter permanente para contribuir a concienciar a los ciudadanos sobre la dimensión del problema del cambio climático, entre ellas, la ciudad de Ávila, que ha reducido el tiempo durante el cual están iluminados sus monumentos.

Según datos de Ecologistas en Acción, la cuarta parte del dióxido de carbono -principal responsable del efecto invernadero- que se emite en España tiene su origen en la generación de electricidad, ya que cerca del sesenta por ciento de la electricidad se produce quemando combustibles fósiles, sobre todo carbón y gas natural.