Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

Zapatero cree que es inédito que el PP le critique por haber defendido a Aznar

EFE ·15/11/2007 - 21:43h

EFE - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero (i), con el periodista Andreu Buenafuente durante la grabación en el Palacio de La Moncloa de la entrevista que esta noche emitirá La Sexta dentro del espacio que dirige el humorista catalán.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cree que es algo "inédito" que el PP le haya criticado por defender al ex jefe del Ejecutivo José María Aznar y considera que, aunque la oposición tiene "varios récords históricos", éste "quedará ahí" grabado.

En una distendida entrevista con Andreu Buenafuente en La Sexta, Zapatero se ha mostrado convencido de que es la primera vez en el debate político en democracia en España, "o en cualquier otro país del mundo", que una oposición critica al presidente del Gobierno porque éste salga a defender a la oposición.

En referencia al incidente en la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile, ha reconocido que fue "un momento de tensión", con "mucha carga emocional y política", pero ha advertido de que todo lo que retransmite la televisión "parece mucho más fuerte".

Respecto a la llamada que le hizo Aznar para agradecerle que le defendiera ante el presidente venezolano, Hugo Chávez, Zapatero ha admitido que la recibió con sorpresa y "cierta inquietud", aunque ha insistido en que le pareció un buen gesto.

"Ahora yo voy a intentar que entremos en una nueva fase de la relación", ha asegurado.

El jefe del Ejecutivo ha repasado su relación con alguno de los líderes de otros países.

Con el presidente de Estados Unidos, George W.Bush, la relación es "escueta", debido a la decisión de retirar las tropas españolas de Irak, pero, según ha manifestado, siempre que se han encontrado en reuniones internacionales, el mandatario estadounidense ha estado "correcto".

Mientras, la relación con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, es "muy positiva y muy cariñosa"; según ha apuntado, se trata de uno de los políticos más activos que conoce, es "muy simpático" e "hiperactivo".

Al hablar de la situación política española, Zapatero ha tachado de "absolutamente detestable" que haya un enfrentamiento entre identidades.

"No se rompe España, ni la familia, ni la escuela", ha subrayado, convencido de que el país disfrutará en el siglo XXI del mejor momento de su historia, "comparando, retrospectivamente al menos, con los dos siglos anteriores".

Zapatero ha apostado por desmitificar la política y se ha mostrado convencido de que "hay cientos de miles de personas que podrían ser presidentes del Gobierno".

Tras señalar que no debe de ser fácil dejar ese puesto, ha considerado que hay que estar preparado para ello y entrenarse "desde el primer día".

También se ha referido a la relación de la política y los medios de comunicación y se ha mostrado convencido de que para presidir el Consejo de Ministros se debe ser "libre, autónomo e independiente" de cualquier poder económico, mediático, religioso o sindical.

El jefe del Ejecutivo ha hecho además referencia a su rutina en el Palacio de la Moncloa, un sitio "agradable para vivir" tanto por el entorno, como porque todos los trabajadores intentan hacerle las cosas más fáciles.

Los frutos secos han sido el ejemplo perfecto, pues ha confesado que desde que dijo que le gustaban las almendras las encuentra en todos los sitios, desde el despacho hasta el avión.

Un día que había comido y cenado salmón y que, al llegar al avión oficial, había también ese pescado, hizo un comentario que fue interpretado por la prensa como que a él no le gustaba. Zapatero ha precisado que le gusta este pescado, pero no a todas horas.