Viernes, 14 de Noviembre de 2008

El barril de petróleo marca su precio mínimo desde junio de 2005

El precio del crudo de la OPEP volvió a desplomarse el jueves y perdió un 6,4% hasta marcar una cotización de 47,73 dólares por barril, tocando así el valor más bajo desde que la nueva cesta de referencia comenzó a usarse en junio de 2005

EFE ·14/11/2008 - 10:04h

El precio del crudo de la OPEP volvió a desplomarse el jueves y perdió un 6,4% hasta marcar una cotización de 47,73 dólares por barril, tocando así el valor más bajo desde que la nueva cesta de referencia comenzó a usarse en junio de 2005.

Según informó este viernes en Viena el Secretariado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la cesta de referencia bajó ayer 3,2 dólares respecto a su cotización de la jornada anterior. 

La marca de 47,73 dólares/barril supone el mínimo histórico del barril OPEP desde que el 16 de junio de 2005 el cartel petróleo pusiera en circulación el nuevo barril conformado por 11 clases de petróleo, que sustituía al que había estado en vigor desde 1987.

La nueva debacle para el precio del crudo OPEP llegó después de que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) redujera ayer en 670.000 barriles diarios las expectativas de crecimiento del consumo en 2009, que queda en 86,5 millones de barriles diarios, es decir, un alza del 0,4% respecto a 2008.

El temor al descenso del consumo fue así confirmado, al indicar la AIE que el nuevo cálculo de la demanda se basa en las actuales previsiones del Fondo Monetario Internacional, que han disminuido en ocho décimas el alza de la economía mundial para 2009 (al 2,1%) y, sobre todo, porque aventura que las economías desarrolladas estarán claramente en recesión.

De hecho, para la AIE la demanda de crudo de los países más industrializados disminuirá un 2,7% este año a 47,8 millones de barriles diarios, y volverá a caer un 1,6% en 2009 hasta 47,1 millones. Eso significa respectivamente 270.000 y 410.000 barriles diarios menos de lo avanzado hace sólo un mes.

Para China, que en los últimos años ha sido uno de los principales motores del consumo de petróleo, la agencia reconoció que hay "una incertidumbre potencial" sobre en qué medida le afectará la ralentización mundial.