Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

El negociador iraní dice que el informe del OIEA demuestra que las acusaciones son infundadas

EFE ·15/11/2007 - 18:36h

EFE - Mohamed El Baradei, director del Organismo Internacional de la Energía Atómica. El OIEA certificó que Irán ha terminado de instalar casi 3.000 centrifugadoras nucleares.

El principal negociador nuclear iraní, Sayed Yalili, dijo que el último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), presentado hoy, demuestra que las acusaciones contra Irán son infundadas.

"El informe ha demostrado que las acusaciones vertidas contra Irán eran infundadas y que la cooperación de Irán con el OIEA ha sido completa y activa", manifestó Yalili, secretario del Consejo Supremo para la Seguridad Nacional (CSSN), durante una rueda de prensa en Teherán, que fue emitida por la televisión pública iraní.

Según Yalili, a la luz del contenido de ese informe, es poco probable que el Consejo de Seguridad de la ONU adopte una tercera resolución contra Irán para imponerle nuevas sanciones.

El responsable iraní recordó, además, que su país es miembro del OIEA y que ha cumplido con sus obligaciones como tal:

"Voluntariamente, Irán puso en práctica el Protocolo Adicional (del Tratado de No Proliferación de armas nucleares), permitió a los enviados del OIEA que inspeccionaran los centros nucleares, e incluso suspendió sus actividades durante dos años", indicó.

Asimismo, Yalili señaló que el organismo internacional está al tanto del número de centrifugadoras nucleares en poder de Irán, cuya cantidad consideró no importante una vez iniciado el proceso de enriquecimiento de uranio.

De esta forma, Irán reaccionaba al último informe, redactado por el director del OIEA, Mohamed el Baradei, que certifica que Teherán ha acabado de instalar casi 3.000 centrifugadoras nucleares.

En el informe, se asegura que desde 2006 el OIEA no ha recibido el mismo flujo de información que obtenía con anterioridad de Teherán, por lo cual su "conocimiento sobre el actual programa nuclear de Irán está menguando".

También se confirma que, al contrario de lo exigido por el Consejo de Seguridad de la ONU, Teherán sigue adelante con sus actividades relacionadas con el enriquecimiento de uranio y avanza en la construcción de un reactor nuclear de agua pesada.