Jueves, 13 de Noviembre de 2008

Vigilar al que vigila

Bruselas creará un registro de agencias de calificación para evitar conflictos de intereses y la sobrevaloración de activos

DANIEL BASTEIRO ·13/11/2008 - 08:00h

afp - El comisario de Mercado Interior, Charlie McCreevy, pretende mejorar la supervisión de las agencias de rating.

La Comisión Europea quiere vigilar al que vigila. El titular de la cartera de Mercado Interior, Charlie McCreevy, presentó ayer una propuesta de regulación de agencias de calificación de riesgos, las entidades que evalúan la posibilidad de impago de la deuda y que están en el origen de la actual crisis financiera. McCreevy, muy impopular en Bruselas por su tradicional reticencia a la regulación de los mercados, pretende ahora crear un registro obligatorio para las empresas que operen en la UE que facilite su supervisión. El objetivo, según el comisario, es evitar conflictos de intereses y la sobrevaloración de activos.

La propuesta, que deberá recibir la bendición del Parlamento Europeo y de los 27, obligará a estas agencias a incluir a al menos tres consejeros independientes en los órganos de dirección. Los sueldos de estos tres directivos, de los cuales uno tendrá que ser experto en seguros, no podrán depender de los beneficios de su empresa y su mandato no podrá ser superior a cinco años.

También se impone más transparencia en el grueso de los beneficios de estas agencias. Así, deberán publicar el nombre de las que contribuyan con más de un 5% de sus ingresos, además de divulgar su metodología. De prosperar la iniciativa, estas entidades no podrán prestar servicios de asesoría a las entidades a las que evalúan.

Grandes agencias de calificación como Moodys, Standard & Poors o Fitch, con base en Estados Unidos y operaciones internacionales, contaban hasta ahora con un código de conducta que ha inspirado parte de estos nuevos requisitos. Sin embargo, la autorregulación no fue suficiente para evitar conflictos de intereses y la sobrevaloración de los fondos de inversión, que en EEUU se alimentaron de las hipotecas basura (subprime).

La tarea de la controlar a estas empresas recaerá, ante la falta de un organismo europeo, en los supervisores nacionales, que estrecharán la colaboración entre ellos y la comunicación con Bruselas.

Privilegios

"Las agencias de calificación gozaban hasta ahora de una existencia privilegiada", recalcó McCreevy, que rehusó criminalizarlas a pesar de ser "uno de los actores de la crisis". Su propuesta, lanzada sólo tres días antes de la cumbre de Washington, pretende inspirar reglas similares en otros países para "devolver la confianza" a los mercados financieros.

Noticias Relacionadas