Miércoles, 12 de Noviembre de 2008

Zapatero ya tiene propuesta para la cumbre: un 'policía' financiero global

Defenderá en el G-20 la necesidad de afrontar problemas como el cambio climático, el hambre o los desequilibrios comerciales

G. LÓPEZ ALBA / A. PARDO DE VERA ·12/11/2008 - 23:06h

EFE - Zapatero y Solbes en el Congreso.

 José Luis Rodríguez Zapatero está convencido de que el discurso que pronunciará en la cumbre del G-20, el próximo sábado, será una de sus intervenciones más importantes de la legislatura.

"Lleva diez días volcado en la preparación" de la cita, explican sus colaboradores en La Moncloa, quienes aseguran que el presidente socialista está convencido de que el mundo sufre "una crisis sistémica", y no solamente del sistema financiero, que requiere afrontar también problemas globales como el cambio climático, la crisis alimentaria o la lucha contra la pobreza y los desequilibrios del comercio mundial.

Entre las propuestas que baraja Zapatero está la creación de un organismo supervisor internacional, que podría ser el FMI con un nuevo mandato o bien una nueva organización que tendría como misión unificar los criterios de supervisión de los mercados para fomentar la transparencia. En todo caso, el presidente español defiende la "democratización" del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI), con una redefinición de sus funciones y una apertura a los países emergentes para dar mayor legitimidad a sus actuaciones.

La Fundación Ideas

Además de las reuniones mantenidas con la patronal, con los sindicatos y con el presidente del PP, Zapatero está estudiando las aportaciones de una veintena de colaboradores suyos en el Gobierno y el partido. Entre ellos destaca la Fundación Ideas, el think tank que dirige Jesús Caldera, que trasladó ayer al presidente del Gobierno una primera aproximación de sus reflexiones. "La economía social de mercado, la paz social y la inversión a largo plazo son más eficientes económicamente que la desregularización y las inversiones especulativas", se subraya desde Ideas.

La fundación aboga por un gran acuerdo multinacional que ponga fin a los paraísos fiscales, donde están radicadas la mayoría de las sociedades gestoras de los activos tóxicos. Zapatero tiene encima de la mesa varias propuestas en esta línea, aunque está por ver que el presidente las defienda finalmente, pues chocan con los intereses de Reino Unido, que cuenta con los paraísos de Islas Vírgenes y Caimán entre sus zonas de influencia. No hay que olvidar que Zapatero hablará dentro del marco de la representación de la UE.

Límites al ‘apalancamiento’

Los expertos socialistas también plantean poner límites al apalancamiento, un tecnicismo económico que alude a la relación entre capital propio y crédito invertido en una operación financiera. Su incremento aumenta los riesgos de la operación, al implicar una mayor exposición a la insolvencia, habiendo ocurrido que, mientras existen límites para los particulares o las empresas, no han existido para las entidades financieras .Otra idea que podría plantear Zapatero en Washington afectaría a las retribuciones de los altos ejecutivos.

El modelo que estudia consiste en que las retribuciones extraordinarias para los directivos estén ligadas al largo plazo: que sean acciones que no se puedan vender a corto plazo en lugar de stock options. En cuanto a las agencias de calificación, España propondrá que estas entidades no se pueden financiar con cargo a empresas evaluadas por ellas mismas.

El modelo español

Zapatero pedirá que se extiendan a todo el mundo dos de los aspectos diferenciales de la supervisión financiera española. Por un lado, que se impongan las denominadas provisiones anticíclicas, con las que se crea una hucha en las épocas buenas de crecimiento crediticio para afrontar la morosidad en las épocas malas. Y, por otro, la obligación de dotar un fondo cada vez que se externalizan determinados riesgos, como la venta de créditos en forma de deuda. Esa exigencia evitó que las entidades españolas comercializaran activos tóxicos, ya que el peaje a pagar hacía que la operación no fuera rentable.

Noticias Relacionadas