Miércoles, 12 de Noviembre de 2008

Los nanomateriales requieren regulación urgente, según expertos

Reuters ·12/11/2008 - 12:00h

Por Michael Kahn

Varios expertos afirmaron el miércoles en Gran Bretaña que se necesitan urgentemente más controles y más regulación en materia de nanomateriales, las diminutas partículas que se utilizan cada vez más en productos de uso cotidiano.

"Habiendo analizado los impactos potenciales en salud y medio ambiente que derivan de las propiedades de los nanomateriales, hemos concluido que hay una causa plausible de preocupación en cuanto a algunas (pero no todas las) clases de nanomateriales", afirmó un informe financiado por el Gobierno británico.

La investigación fue realizada por la Comisión Real de comunidades científicas, legales, empresariales y médicas de Gran Bretaña.

En concreto, el informe menciona a las diminutas moléculas de carbono en forma de balón de fútbol conocidas como "buckyballs", las cuales podrían utilizarse en campos tan variados como innovadores sistemas de dosificación de fármacos o para suministrar energía a las células, así como los nanotubos de carbono y la nanoplata.

Estudios recientes mostraron que las "buckyballs" podrían ser una amenaza para la salud al acumular grasa y relacionaron los nanotubos de carbono con el riesgo de cáncer de pulmón.

"Somos muy conscientes de hasta qué punto el conocimiento sobre el posible impacto de los nanomateriales sobre la salud y el medio ambiente va significativamente por detrás del ritmo de innovación, aunque esto podría cambiar conforme aparece nueva información científica", indicó el estudio.

La nanotecnología, el diseño y manipulación de materiales miles de veces más pequeños que el grosor de un cabello humano, ha sido alabada como una forma de fabricar materiales fuertes y ligeros, mejores cosméticos e incluso comida más sabrosa.

Grandes corporaciones y nuevas empresas de casi todos los sectores han invertido en nanotecnología, que en el 2007 ya estaba presente en productos por valor de 147.000 millones de dólares, según Lux Research.

Sin embargo, los científicos acaban de empezar a investigar el impacto que esos objetos diminutos podrían tener y el informe británico advirtió que la normativa actual podría no ser capaz de seguir el ritmo de desarrollo de la tecnología.

"También nos preocupa que las próximas generaciones de nanoproductos más sofisticados planteen cuestiones que no podrán afrontarse tratándolos como productos químicos o derivados de químicos", dijo en un comunicado el ecologista John Lawton, que dirigió el estudio.

El informe, al que el Gobierno debe responder, determinó además que no hay base para prohibir completamente o aplicar una moratoria a los nanomateriales.

También pidió al Gobierno que reconozca un "grado de ignorancia e incertidumbre en este área" y que invierta el tiempo necesario para resolver esa situación.