Archivo de Público
Jueves, 15 de Noviembre de 2007

Consejo de vigilancia de Deutsche Bahn apoya la posición de la dirección

EFE ·15/11/2007 - 09:37h

EFE - Un pasajero espera un tren en una plataforma desierta de la estación central de Colonia, Alemania, hoy. Miembros del sindicato de maquinistas de Alemania (GDL) empezaron anoche un paro en los servicios de pasajeros y mercancías.

El consejo de vigilancia de los ferrocarriles alemanes Deutsche Bahn apoyó hoy la posición de la dirección de la compañía en el conflicto de los maquinistas, que quieren lograr un convenio colectivo propio y sustanciosos incrementos salariales.

En un comunicado de prensa, el consejo de supervisión de Deutsche Bahn dijo que, respecto a la huelga, "apoyamos la posición de la dirección de no aceptar las exigencias del Sindicato de Maquinistas Alemanes (GDL) de romper la unidad del convenio colectivo, incluso cuando éste (el grupo sindical) convoque huelgas constantemente ".

Tras una reunión en Berlín, el gremio de vigilancia de Deutsche Bahn ofreció a GDL negociar con la dirección de la compañía.

GDL ha amenazado a los ferrocarriles Deutsche Bahn con una huelga indefinida a comienzos de la próxima semana si no presenta una oferta mejor.

Los maquinistas de Deutsche Bahn iniciaron ayer a las 11.00 horas GMT una huelga en el transporte de mercancías por tren y hoy a las 1.00 horas GMT otra en el de pasajeros, que concluirán en ambos casos el sábado a las 1.00 horas GMT.

Se trata de la huelga más larga que ha tenido que afrontar Deutsche Bahn hasta ahora y ha paralizado parcialmente el transporte ferroviario en Alemania, sobre todo, en el este del país donde sólo funcionan alrededor de un 10 por ciento de los trenes ya que en esta región hay más maquinistas afiliados al sindicato GDL, según medios de comunicación alemanes.

En el oeste del país la situación parece ser mejor ya que circula el 50 por ciento de los trenes.

La huelga ha contribuido a que algunas aerolíneas alemanas como Air Berlin hayan visto aumentar la demanda de vuelos dentro de Alemania, por ejemplo entre Düsseldorf y Hamburgo.

GDL presiona a la empresa con las movilizaciones para obtener un convenio colectivo propio para maquinistas, revisores y personal de servicio que incluya un aumento salarial sustancioso y la reducción de la semanal laboral en una hora, hasta 40 horas.