Martes, 11 de Noviembre de 2008

Tratamiento antidepresivo dañaría la fertilidad masculina

Reuters ·11/11/2008 - 17:30h

Por Karla Gale

El tratamiento con paroxetina (Paxil), que pertenece a la clase de antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), aumenta la fragmentación del ADN en el semen, según reveló una investigación.

El estudio fue presentado en un encuentro anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva, llevada a cabo en San Francisco.

Pese a que el estudio no evaluó directamente la fertilidad masculina, el hecho de que la cantidad de hombres que desarrollaron anormalidades en el ADN mientras eran tratados con paroxetina se quintuplicara es "problemático" y "sugiere un efecto adverso sobre la fertilidad", dijo a Reuters Health la doctora Cigdem Tanrikut, de la Escuela de Medicina de Harvard.

En un ensayo clínico, la experta describió éste como "el primer estudio que evalúa el impacto de un ISRS sobre las características del semen en hombres saludables". En total, 35 hombres tomaron paroxetina durante cinco semanas.

El medicamento fue administrado en dosis diarias de 10 miligramos (mg) la primera semana, de 20 mg la segunda, de 30 la tercera y cuarta y de 20 mg durante la quinta semana.

Se realizaron pruebas en muestras de semen obtenidas antes de comenzar con la medicación y a las cuatro semanas de iniciado el tratamiento.

El nivel de fragmentación promedio del ADN aumentó del 13,8 por ciento antes de consumir paroxetina al 30,3 por ciento después de cuatro semanas de tratamiento.

El porcentaje de hombres que tenían un 30 por ciento o más de fragmentación antes del tratamiento aumentó del 10 al 50 por ciento.

No obstante, los análisis seminales efectuados durante el estudio mostraron volumen, concentración, movimiento y apariencia normales en los espermatozoides.

La paroxetina también se relacionó con una importante disfunción sexual: un tercio de los hombres informó problemas de función eréctil y casi la mitad indicó tener dificultades eyaculatorias.

"La integridad del ADN es crucial para una fertilidad normal", dijo Tanrikut. Por ejemplo, el aumento de la fragmentación del esperma incrementa el riesgo de fallas a la hora de la inseminación intrauterina.

"Las anomalías en la integridad del ADN incluso afectan los resultados del embarazo en la mayoría de los casos de uso de tecnologías avanzadas de asistencia reproductiva, como la fertilización in vitro (FIV)", añadió la especialista.

El doctor Peter N. Schlegel, del Colegio Médico Weill de la Cornell University en Nueva York, observó en diálogo con Reuters Health que una amplia proporción de pacientes tratados con ISRS verían afectada su fertilidad.

El semen se dañaría por una desaceleración de su transportación a través del cuerpo, "un mecanismo novedoso de perjuicio", indicó Schlegel.

"La mayoría de los agentes afectan la fertilidad reduciendo la producción de espermatozoides. Desacelerar su transportación puede permitir que se dañen" los espermatozoides por las altas temperaturas o simplemente por 'envejecimiento' y eyaculación luego del tiempo debido, añadió el experto.

A partir de estos resultados, el equipo de investigación está planeando estudios más amplios sobre el empleo de antidepresivos ISRS.