Lunes, 10 de Noviembre de 2008

La UE pone en marcha la operación contra los piratas en Somalia

La iniciativa de España y Francia culmina con un acuerdo para patrullar el Cuerno de África para proteger a los barcos

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·10/11/2008 - 09:56h

Los ministros de Defensa de los veintisiete aprobaron hoy definitivamente la operación Atalanta para "disuadir, prevenir y reprimir" la piratería en las costas de Somalia, la primera misión naval de la historia de la Unión Europea. España colaborará enviando dos buques a la zona.

En total llegarán al golfo de Adén entre seis y diez barcos para garantizar la seguridad de los barcos, en colaboración con la OTAN y EEUU. Los efectivos "adoptarán las medidas necesarias, incluido el uso de la fuerza, para poner fin a la piratería o robos a mano armada" en la zona.

Podrán detener a sospechosos de estos actos y transferirlos a países terceros, excepto si en ellos se aplica la pena de muerte o un trato degradante a los prisioneros, según fuentes de la presidencia de turno francesa.

La UE se centrará en proteger del robo tanto a los barcos que transportan ayuda humanitaria a las poblaciones desplazadas en Somalia, como a pesqueros, mercantes y barcos de pasajeros "en función de una apreciación de riesgos caso por caso".

El Playa de Bakio como ejemplo

El comandante de la operación será el vicealmirante británico Phillip Jones, y su estado mayor se situará en Northwood (Reino Unido).

Según el proyecto de conclusiones del Consejo, tras el lanzamiento de Atalanta "convendría proceder al cierre de la célula de coordinación" de la vigilancia europea en la zona, situada en Bruselas, y dirigida por el capitán de navío español Andrés Breijo.

El presidente de turno del Consejo de Defensa, el francés Hervé Morin, ha asegurado la participación de "la mayoría de los grandes países marítimos" en esta operación.

Alemania, Holanda, Bélgica, Suecia, Chipre, Lituania, y Reino Unido se sumaron el pasado 1 de septiembre a España y Francia en su disposición a mandar medios marítimos y aéreos a la conflictiva zona del cuerno de África.

Los ministros de Defensa ya dieron entonces un primer aprobado "informal" a la operación, impulsada por España y Francia en agosto tras el secuestro del pesquero español 'Playa Bakio'.