Domingo, 9 de Noviembre de 2008

Propaganda china desde el sofá

Empieza a emitir en España la televisión estatal de China

ANDREA RODÉS ·09/11/2008 - 08:00h

Andrés Allí - El presentador canario de CCTV-E Dailo Allí en el estudio de Pekín.

La máquina de propaganda más grande del mundo". Así es como llaman algunos a la cadena de televisión estatal china, CCTV. No faltan razones: su audiencia máxima sobrepasa los 800 millones de personas y ni uno de sus más de 37 canales públicos escapan de la censura. Ahora, los españoles tienen la oportunidad de comprobarlo desde casa. Desde el pasado 1 de noviembre, el canal en español de la CCTV (CCTV-E), se emite en la plataforma digital Imagenio, de Telefónica.

Con una programación diaria de 24 horas, CCTV-E fue pensada "para mejorar el entendimiento de la realidad china en España", explica Wang Taihua, director de la Administración Estatal de Radio, Cine y Televisión China (SARFT), órgano de censura del Gobierno de Pekín.

La censura busca ocultar las críticas al Gobierno de Pekín y ensalzar al Ejército

Dailo Allí, presentador canario de esta televisión, no lo ve así: "La CCTV ofrece una imagen de China que se ajusta exclusivamente a lo que el Gobierno quiere que se vea". Para este joven de 29 años que acaba de regresar de Pekín, lo sorprendente son las técnicas de propaganda "primarias y anticuadas" que utilizan.

Este año, Dailo tuvo que presentar programas especiales sobre temas tan sensibles como los disturbios en Tíbet, el mortífero terremoto de Sichuan y los JJOO. "Los editores revisaban hasta la última coma antes de salir en pantalla", se lamenta. El objetivo de los retoques son siempre los mismos: obviar las críticas de la comunidad internacional al Gobierno, reforzar la imagen de los líderes chinos ysobredimensionar las tareas del Ejército.

El periodista canario fue contratado en 2006, cuando se lanzó el canal CCTV-E. Hasta ahora emitía en EEUU y Latinoamérica. El rostro risueño de Dailo resulta familiar para muchos televidentes latinos, ya que presentaba informativos y programas, uno detrás de otro: del Noticiario al programa de economía BizChina, pasando por el especial de gastronomíaArte Culinario chino.

Si un trabajador rompe su contrato tendrá problemas con su visado

"Con los canales internacionales, el Gobierno chino consigue promover sus intereses y aupar el sentimiento patriótico de los chinos en el extranjero", opina. En los últimos dos años, China ha estrechado las relaciones políticas y comerciales con España, "su mejor amigo en la UE", según Madrid.

Guión oficial

Dos años de trabajo son suficientes para comprobar la falta de creatividad y de rigor al verificar la información. "No nos contratan como periodistas, sino como traductores o presentadores", dice Dailo. En los 12 programas de CCTV-E, el presentador debe limitarse a leer el guión oficial aprobado por las autoridades. "Algunos directivos sudaron mucho conmigo,dada mi costumbre de improvisar", bromea.

La experiencia le ha servido para conocer cómo funciona la propaganda en un Estado no democrático, "y el chino no es de los peores". Lo más angustio es "tener que justificar y defender un régimen que no respeta las libertades más fundamentales".

El trabajo no le gusta, pero no rompió su contrato para evitar pagar una penalización o tener problemas con el visado. Muchos estudiantes de chino aceptan puestos de editor o traductor en la CCTV o en la agencia de noticias Xinhua. Son trabajos fáciles y bien remunerados, aunque sin libertad creativa. Si rompen el contrato son considerados "traidores", les obligan a pagar una multa de varios meses de salario y son amenazados con no poder volver a entrar a China.