Jueves, 15 de Noviembre de 2007

El relator de la ONU conversó con presos políticos encarcelados en Insein

EFE ·15/11/2007 - 14:35h

EFE - En la imagen de archivo el relator especial de la ONU para Birmania Paulo Sergio Pinheiro.

El relator de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Birmania, Sergio Pinheiro, se entrevistó hoy con varios presos políticos, durante la visita que efectuó a la prisión de máxima seguridad de Insein, antes de finalizar una misión de cinco días marcada por nuevas detenciones de activistas.

La Junta Militar, que ha permitido a Pinheiro visitar varias instalaciones en las que permanecen detenidas cientos de personas relacionadas con las manifestaciones del pasado septiembre, tiene encarcelados en Insein a cerca de 200 destacados políticos de la oposición, activistas, y periodistas.

Al termino de su visita al presidio y poco antes de abandonar el país, Pinheiro declaró a la prensa que había podido conversar con muchos presos, entre ellos el periodista Win Tin, de 77 años y encarcelado desde hace 18 años por escribir un artículo contrario al régimen militar.

También Pinheiro habló en la cárcel con miembros del movimiento antigubernamental Generación 88, creado por los líderes de las protestas que encabezaron los estudiantes en 1988, y que asumió con los monjes budistas el liderazgo de las manifestaciones llevadas a cabo el pasado septiembre en las mayores ciudades del país.

Pinheiro, que el pasado lunes permaneció por espacio de dos horas en el centro penitenciario, aunque entonces no se entrevistó con los presos, entró de nuevo el jueves en la prisión, según versiones de testigos recogidas por radio Mizzima.

El diplomático brasileño, que en 2003 abandonó Birmania después de conocer que las autoridades habían grabado sus conversaciones con los presos, es seguido durante sus desplazamientos por agentes con ropa civil y en ocasiones también por policías uniformados.

Según Naciones Unidas y Amnistía Internacional (AI), cerca de 1.100 birmanos están encarcelados por motivos políticos, la mayoría de ellos en Insein, situada a las afueras de Rangún, y una de las prisiones del país a las que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) tiene restringido el acceso por orden de las autoridades.

Pinheiro, a quien la Junta Militar negaba la entrada en Birmania desde hacía casi cuatro años, indicó el pasado miércoles a los representantes del cuerpo diplomático, con quienes se reunió en Naypdaw, la capital administrativa, que confiaba obtener permiso del Gobierno militar para entrevistarse con algunos de los políticos encarcelados en Insein.

Insein, al norte de Rangún, es un enorme complejo construido durante la época colonial británica, rodeado por altos muros de hormigón y donde los presos sobreviven hacinados en celdas, reciben una alimentación deficiente y carecen de atención sanitaria, de acuerdo a AI.

Aung San Suu Kyi, Nobel de la Paz y líder de la formación opositora Liga Nacional por la Democracia (LND), fue encarcelada en Insein durante varias semanas en 2003, antes de ser trasladada a su casa de Rangún, en la que desde entonces cumple arresto domiciliario.

La ONU indicó que el relator mantuvo también entrevistas con los ministros birmanos de Asuntos Exteriores, Nyan Win, y de Trabajo, Aung Kyi, quien además es el enlace de la Junta Militar con el organismo multinacional y la oposición birmana.

La visita de cinco días de Pinheiro sigue a la realizada la semana pasada por el enviado especial de Naciones Unidas para Birmania, Ibrahim Gambari, quien se reunió con varios altos cargos de la Junta Militar y de la oposición liderada por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, bajo arresto domiciliario desde 2003.

El régimen que preside el general Than Shwe admite que diez personas murieron y que cerca de 3.000 fueron detenidas durante o después de las manifestaciones multitudinarias en favor de la democracia, y asegura que ha puesto en libertad a la gran mayoría.

No obstante, la disidencia sostiene que unas 200 personas perdieron la vida y que más 6.000 fueron arrestadas.

Durante la estancia de Pinheiro en Birmania, fue detenida en Rangún, la activista Su Su Nway, galardonada el año pasado con el premio John Humphrey de la libertad, y otras dos personas por distribuir panfletos con mensajes antigubernamentales.

Su Su Nway, a su vez miembro de la LND, fue una de las personas encarceladas en Insein con las que Pinheiro conversó durante su visita al presidio.

También la disidencia birmana confirmó la detención del monje budista U Gambira, uno de los líderes de las marchas pacificas llevadas a cabo por los religiosos en Rangún, y que alentaron a la población civil a manifestarse contra la Junta Militar.