Jueves, 15 de Noviembre de 2007

El Síndic reclama a Renfe que pague indemnizaciones a miles de perjudicados

EFE ·15/11/2007 - 13:13h

EFE - El Sindic de Greuges, Rafael Ribó.

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha reclamado hoy a Renfe que asuma la responsabilidad patrimonial por el funcionamiento "anormal" del servicio público de Cercanías de Barcelona y que compense por ello con indemnizaciones a los cientos de miles de ciudadanos perjudicados.

La exigencia de esta compensación no se circunscribe sólo a los usuarios de esta red ferroviaria, sino que debería incluir también a todos aquellos que han visto, según el Síndic, cómo se alteraba su vida y sus relaciones familiares y laborales como consecuencia del caos ferroviario de los últimos meses.

El Síndic ha dictado una resolución que recoge esta demanda y que recomienda al mismo tiempo la creación de un espacio con representación de entidades sociales que aglutinen a usuarios de Renfe, empresas causantes del problema e instituciones públicas, para concretar "el alcance de las indemnizaciones y las compensaciones imprescindibles".

Estas recomendaciones van dirigidas a la compañía Renfe, aunque el Síndic recuerda que ésta puede derivar a su vez las responsabilidades en Adif o en quien corresponda, por lo que ha enviado una copia de la resolución a la gestora de las infraestructura ferroviarias, a la Generalitat y al Defensor del Pueblo.

Esta demanda de indemnizaciones y compensaciones a cientos de miles de ciudadanos afectados por los problemas en Cercanías va más allá del anuncio realizado ayer por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, de que las líneas afectadas por el corte del servicio serán gratuitas hasta que la alta velocidad llegue a Barcelona.

En su resolución, Ribó asegura que la compensación de los perjuicios ocasionados debe pensar también en los usuarios de la media y larga distancia afectados, y en otros, como los propietarios de establecimientos ubicados en estaciones, que han visto cómo se ha reducido su clientela.

En esta línea, recuerda también que los incidentes han afectado incluso a los automovilistas que han visto como las carreteras han sido invadidas por los usuarios del tren.

Ribó, que ha recibido más de 500 quejas sobre el servicio ferroviario, entiende que los últimos incidentes, que han supuesto la supresión de parte de las líneas C2, C7 y C10, son la culminación de un largo periodo de problemas que constatan que "Renfe y Adif están conculcando derechos elementales", como el del trabajo o el disfrute del ocio y la vida familiar.

La institución catalana de defensa de los ciudadanos asegura que con su actuación trata de que se asuman las responsabilidades técnicas, constructivas y de estado general de la red.

El Síndic reclama además "una explicación pública y transparente de los motivos por los que se paró la inversión en la estructura ferroviaria catalana", ya que "la ciudadanía tiene derecho a conocer las razones de la falta de mantenimiento de la red".